2011-01-22

Fire in the hole

Es inútil tratar de dejar claro algo tan oscuro, pero me resisto a no asentarlo una vez más, por si alguna vez, demasiado tarde, alguien decide chequear el antecedente:

Plegarse servilmente a la interpretación de los hechos crudos --los datos, digamos-- según las formas estandarizadas de la cultura dominante es una cortesía que practicamos algunos para poder participar de las conversaciones hipócritas que mantienen lubricado este caos de engranajes sociales. La amistad consiste, entre otras cosas y limitándonos al ámbito de las charlas de salón, en poder descarrilar hacia otros posibles ámbitos del discurso --la historia personal y el largo brazo de sus consecuencias, la imaginación poético-onírica-delirante, la palabra de tal o cual sonado, visionario, esclarecido o experimentador sistemático-- sin que me cobren una infracción. La amistad consiste, entre otras cosas, en ahorrarnos mutuamente siquiera una parte de los honorarios de un reducidor de cabezas, para quienes, idealmente, las perversiones y los vicios se reducen a problemas de (in)compatibilidad.


Once meses, qué gracioso.

Labels:

2 Comments:

Blogger Severian said...

Che, esto es genial. Casi me tienta de bajarlo para evitar que alguna pasión autodestructiva o tecla equivocada te lleven a borrarlo mañana, si no fuera que sé que Google Reader lo mantendrá seguro. Lo que me hace notar qué poco lugar ha quedado en estos tiempos internauticos para los manuscritos inéditos, los perdidos, y los destruidos por voluntad del autor. Para bien o para mál, ya no habrá Kafkas.

Saludos

25/1/11 16:35  
Blogger Severian said...

(lo de "mál", mas que un error ortográfico, es una licencia creativa)

25/1/11 16:36  

Post a Comment

<< Home