2009-11-03

Yo, ciclista

me-bajo

Veníamos decididamente mal: en el 2002 se las arreglaron, el entonces intendente y vaya a saber que otros oscuros personajes, para pegarle una arruinada volcánica. Desde entonces, salvo la ocasional mejora temporaria, que la metrópolis voraz no tarda en absorber, el transporte público de pasajeros está sostenido con alfileres que, a juzgar por el precio de los boletos, son de orfebrería en platino.

Y viene la siguiente oleada de cornudos de traje, que no se achataron las bolas atrás de un volante, ni alzaron una herramienta, en sus perras vidas, y polarizan la situación así. Y la única salida decente es bajarse.

Si no posteo por seis meses o así, es que salí a la calle con un software de manejo en dos ruedas al que le hacían falta dos décadas de parches.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

<< Home