2009-04-06

Invierno del ' 98, o notas de luminotecnia decimonónica

  • Tres o cuatro velas por ambiente. Para leer, acortar la distancia hasta límites peligrosos, emplear pantallas reflectantes, doblar (o triplicar) la fuente que toque, o esperar al estadio de antorcha (si se encajan en botellas con un suplemento de papel de diario).
  • Las pantallas deben tener soportes firmes, preferentemente de alambre. Nada de papel de aluminio: sea por mirarlo fuerte o porque se enamora de la llama, su vida es corta y su muerte indigna. Probablemente tóxica, también.
  • Cortar las corrientes de aire a como dé lugar. Para el sudor, toallas mojadas. Para las quejas, ídem, pero con distinta aplicación.
  • Quien tenga un problema con el olor, el humo o los depósitos sólidos, váyase a un lugar civilizado. Y no vivimos en carpa, ¿eh?
  • Obstáculos: putear, removerlos, amonestar severamente a su causante. En un apagón, asumir que somos todos ciegos, ¡voto a Sábato!
  • Inflamables: si no hay un matafuegos en la casa, arrancarlos de donde estén, embolsarlos y ponerlos tan cerca como sea posible de una fuente generosa de agua. A los causantes, la misma pena que a los traidores.
  • El despilfarro de electricidad enlatada se debiera penar, idealmente, con unas cuantas vueltas a la noria del generador, pero suspendamos tan severa pena hasta que tal equipamiento sea standard en casas y lugares de trabajo.
  • Un niño que no emplea su tiempo libre en limpiar ventanas e improvisar lámparas de aceite merece el aburrimiento que la oscuridad le cause, incluso multiplicado por algunas noches de secuestro de lámparas eléctricas --si alguna vez vuelven a ser de utilidad.
  • La próxima vez, aprovisionarse en una santería. La vela berreta, por larga que sea, termina desparramada por ahí, en lugar de convertida en fuego y carbón.
  • Y una vigesimosecular, para ventilarse un poco:

    Quien pueda acallar el miedo al pulso electromagnético, instale paneles solares. O instálelos, enciérrelos en una jaula de Faraday, y viva con miedo hasta que, finalmente, vengan las bombas a hacerle el control de calidad.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

<< Home