2009-04-10

Metralla

perlas
Nunca vidrios.
pipa
Polisemia y peligrosidad.
¡pinzas!
Voz de apareamiento del cirujano (ocasional) o del electricista (estacional).
¡aguja!
Queja demasiado humana.
cráneo
(literal) Amigo de actores y artistas; (figurado) Enemigo del pueblo.
Jorge, un
Usurero y demente.
mosaico
Colores unidos de Tetragramatón.
ropa
Fetichismo infernal.
barrido
Excusa ensordecedora.
campana
Cristales que se lleva el viento.
terraza
Blanco camuflado de negro.
jubilación
Equilibrio entre la saciedad y la incapacidad.
árbol
Objeto que confunde a millones de personas anualmente acerca de la vida, la muerte, la salud y la enfermedad.
pantalla
Ventana del rico (hace cien años), y del pobre (ahora).
cama
Altar sólo secundario a los de porcelana en las ciudades modernas.
hemeroteca
Lugar donde se guarda el extracto seco del sudor de Atlas, y se congregan los suicidas.
corona
Frontera.
caracola
Verdad que no sabe disfrazarse de tal.
ducha
Engaño burdo pero efectivo.
maniquí
Paso doloroso, pero necesario, hacia la extinción.
regalo
Meadero; especialmente si es portátil.

La asociación no es libre, ni volverá a serlo jamás.

Agregada una última entrada medio día después. Cuando más sencillo es algo, más fácil resulta perderlo.

Labels: , ,

2009-04-09

Se va a romper

El momento en que decidas dejar de usar mis sienes para recalibrar tus dedos de dactilografiar contendrá la alegría de un último suspiro.

Pueda parecer una gimnasia inútil, pero hay que estar para saberlo.

Labels:

Los celulares son del pueblo

Esto no merece formato ni un c..., que salga como todo lo que viene de estos h... de p...: desprolijo, improvisado, mezquino, mal.

--Buen dia, se#or chorro.

--Hola, quien es?

--Le hablo de Movistar, hemos comprobado que el plan que contrato 
el ex due#o de la linea no le conviene y le ofrecemos este que es 
una maravilla sobre ruedas.

--Ah, me parece macanudo, digame.

--Le comento, todo le va a costar la mitad, salvo que sea traidor 
y hable con un cliente de otra empresa, y son treinta pesitos 
final IVA incluido.

--Y como hago para pagarle? Porque si se lo mandan al que afane 
se va a cabrear...

--Es asi, me da sus datos y le enviamos la factura a mediados de 
mes a donde usted quiera recibirla.

--DNI tanto, Fulanito de Cuanto, Sargento Fernandez quichicientos 
ocho, bla bla bla. El aparato no tiene pedido de captura, no?

--No se preocupe, no esta poniendose un arma en la oreja, y de 
todos modos yo no tengo nada que ver. A lo sumo se agarrara un 
cancer, pero de algo hay que morir. Que le aproveche, y saludos
a su familia.

--Igualmente, digale a su jefe que al que invento esto le vamos 
a poner un busto a la entrada de la villa. Si el busto lo 
prefiere en un gato y que se lo mandemos a la oficina, que 
llame, que cuando rescatemos un plasma lo tiene ahi. Millon 
de gracias, eh?

Labels: ,

Pedazo

--Y ésto, ¿qué te parece?

--...

--Contestame, no me dejés así.

--fue más fuerte que el otro.

--¡Hablá para afuera, pecho frío!

--Más. Fuerte.

--¿Nada más? ¿No fue como una acabada en seco?

--No, no. Esforzate... un poco más. A lo mejor te canto otra.

--Dale que me emociono.

--...

--Sentí, sentí éste.

--...

--Te hizo saltar, p*to, ¿eh? Bueno, bueno. ¿Te podré preguntar bien ahora, y me vas a contestar como si te quedaran huevos, o querés seguir bailando?

--No pare la música... maestro.

--Tomá música.

--...

--Mirá si sos engañador. No querés más, vení y decime que no querés más.

--Nunca.

--No podés ser más terco que tu bobo, sabés eso, ¿no?

--Tic. Tac.

--Salame. Que querés, ¿que te cuente la historia de mi vida para soltar la lengua?

--Cómo no.

--Bueno, nací sin dientes, como vas a quedar vos, me tiraron de las patas y me fajaron... así...

--...

--... para que empezara a respirar, no para que la contuviera, ¿no ves que sos un animal? Le mordí el pecho a mi vieja...

--...

--... a ver... un relojito, ¿eh? Porque hice trampa, ves, el otro te lo puse por acá...

--...

--Yo no soy un asesino, ¿me entendés? Laburo acá. ¿Estamos?

--Yo también laburaba donde me chuparon.

--No, vos no laburabas, vos rompías las pelotas. Ahora te las rompo yo a vos, así, ¿ves? Eso es, ya te estoy domando. Gritá que hace bien. No hay que escupir para arriba, ¿sabés? Todo vuelve.

--Yo me voy.

--Cuando yo te deje.

--Ja, ja.

--¿De qué te reís, infeliz? ¿Sabés algo que yo no sepa?

--Mucho.

--Ajá.

--Todo.

--No, no sabés todo. Si sabías ésta...

--...

--... no estarías acá, así que todo no sabés. Confesá, unas cuantas te llevaste a marzo.

--...

--No te callés, ya que lo sabés todo, enseñame. Yo soy un cascote, ¿entendés? Yo vengo acá para aprender con ustedes, que saben tanto.

--Vos no aprendés más.

--No, no me digás eso que me partís el corazón. Me pongo mal y hago cagadas.

--...

--¿Cachás? Así que portate bien y dame una lección.

--Divídese el verbo en activo y pasivo...

--Pará, no, no es así.

--...

--Respirá hondo. Ja, ja, mirá que sos pelotudo, ¿eh? Caíste como un gil. ¡Te das cuenta, te cagaste! Ves, si ahora te lo pongo acá... no te encojás, no te toco... te va a parecer que te arrancan las tripas.

--...

--No, no devolvás que es peor. Pero, che, lo que es no dar pelota. El que no atiende no entiende. ¡Tiene un uno, camine cucha!


Escucho ofertas.

Labels:

2009-04-08

Vuelva otro día

Té. Es una mañana lenta, si la comparo con las de los cafeinazos brutales y salir dando un portazo.

La mañana es lenta, pero ciertas ideas se mueven como aceitadas. La de que soy un estafador, por ejemplo: no solamente demoro entregas por semanas y meses, sino que algunas máquinas nunca debieran salir por esa puerta, salvo como donantes de órganos. He prometido imposibles, he jugado al milagrero, y me las he dado de más vivo y más artista de lo que realmente tengo voluntad de ser.

Es fácil declararlo, y hasta reviste poca complicación compensar a las víctimas. Pero, ¿volveré a hacerlo? ¿Tendré otra noche de sueño entrecortado por la que no pueda echar culpas a nadie salvo al espejo?

El futuro es misterioso, pero una mano firme en el presente puede regalarle algunas certezas. Por ejemplo, ¿qué tal si cierro el boliche? ¿Por qué no apurar estas heces y no volver a tomar una consulta en mi p*ta vida, para conjurar el riesgo de caerme a la banquina de la chantada --o de que alguno decida que le falta un chanta a una zanja que no tengo el gusto de conocer?

¿Por qué no dejar que salga mi segundo yo a aclarar, como quien no quiere la cosa y con un ceño divertido, que no he trabajado nunca con tal o cual tecnología, y que no pienso hacerlo en el tiempo del cliente que escucha tan sangrienta revelación?

¿Por qué no confirmar sus peores temores? ¿Porque soy un alma gentil? Si no lo soy, ¡a quién quiero engañar! ¿A qué vieja he ayudado nunca a cruzar la calle, si no era para punguearle el monedero?

El mundo es ancho, y contiene vaya a saber qué cantidad de tipos honestos. Vaya y búsquese uno, para variar: salga con su linterna, como el Diógenes de la fábula, y encandile a unos cuantos incautos. Será más divertido que ser siempre el que queda queriendo borrarse la post-imagen a párpado y lágrima limpia.

Labels:

¿Sonar, dijo?

Mal puede opinar sobre s*xo un tipo que hoy lo considera no sólo comparable con la defecación, sino insignificante frente a ésta; pero me siento obligado a señalar algunas consecuencias grotescas de lo dicho hace un rato.

La escuela erótica de los jóvenes es hoy no la relación de maestro a aprendiz que domina el grueso de la historia de la humanidad, sino la industria p*rnográfica y, progresivamente (?), lo que ellos mismos fotografían y filman para consumir y compartir en sus tenues comunidades virtuales.

No me resulta la elevación del polvo, o sus prolegómenos o acompañamientos, a las alturas de las bellas artes, pero tampoco se me escapa que una vida s*xual industrializada resulta ser fea y chata, y es grave que esto le suceda a cualquiera de los modos de la comunicación humana. Sólo me intriga la idea de que los ciclos de realimentación puedan lograr que se propaguen y mantengan otras formas y estilos --si algún día las cámaras HD dejan de eyacularles encima.

Trasladad a voluntad cuando aquí divago al contexto general del post anterior --si quieren, en un apartado sobre lo subjetivo / efímero / peludo--, y continuemos allí.


(*) Para ofrecer un contraste, recuerden el almanaque de Parés para la Fierro, y la versión que, quién les dice, algún día publicará por una editorial de arte, si tal cosa sigue existiendo de acá a unos meses.

Labels: ,

Cuando el río suena

... take a luxury and make it into a commmodity.

(Paul Graham, Ideas for Startups (2005))

Pueda que sepa usted, oh lector, cómo el automóvil pasó de ser un carruaje novedoso para tipos que ya tenían todo, a necesidad y pilar de populismos de derecha. Si no, en una palabra se lo resumo: tecnología. Y no, no es un fetichismo indisimulado: ¿qué es el chofer de un taxi sino un apéndice robótico del vehículo?

Bueno, se me ocurren otras cosas, pero poco tienen que ver con lo que me hace arder el c*lo hoy, que es que los determinismos --que tan caros son a los escritorzuelos-- no son tales: más no implica mejor. En Tokyo se lo pueden decir. En New York también. Pregúntele a un porteño si le da el estómago.

Más ancho de banda, por ejemplo (video) no es mejor que menos (audio). Es distinto. Sirve para otras cosas. Para vigilancia, le pasa el trapo: para contar una historia... ahí está el clásico que se arma con cada adaptación cinematográfica, el nunca superado El Libro versus La Película, y que siempre termina en divisiones. Y se sabe que la única aplicación verdaderamente popular del chat con cámara es el cibers*xo: para lo demás, hasta el SMS, telegrama de los analfabetos, sirve, y la voz cumple ampliamente. Que vengan los hologramas de Star Wars a desmentirme.

Y más "estructura" no mejora automáticamente cualquier texto: los hipervínculos no son la panacea. Muchas veces hacen daño, no sólo al documento, sino al que lo consume.

Los ejemplos están relacionados. No, lo de la interactividad es un verso, y en todo caso, que de eso hable el amigo que me pudrió la cabeza con esto, que es experto. La imagen en movimiento y los hipertextos pueden ser herramientas admirables (¿que sería del teatro y la danza, y de las obras de referencia, respectivamente, sin ellos?), pero son pozos sin fondo para la atención del que no conoce la concentración voluntaria, del que no tiene una disciplina intelectual, y del que no usa un método en su aprendizaje. El que no sabe leer linealmente, no puede estudiar buscando en Google, así como el que no sabe interactuar socialmente mal puede empezar a hacerlo con un telefonito*.

Hasta acá el planteo, que no me es original. Y hacia el final creo que empiezo a acercarme a una frontera. No sé bien qué hacer para empezar a salir del desastre cultural en que nos hemos metido, pero sí que no se han pensado bien las interdependencias en nuestro acervo cultural --o en la forma de éste que tratamos de transferir formalmente en las escuelas. Es sabido que para pilotar un avión no se precisa saber manejar coches, pero pruebe usted enseñarle programación de computadoras a quien no sepa leer y escribir razonablemente una lengua humana, o a quien no haya tenido una exposición a conceptos matemáticos, y después me cuenta.

Algo me dice, y desde más profundidad que en otros momentos, que las formas antiguas de la palabra --la tradición oral, el libro-- distan mucho de estar obsoletas, y que la Wikipedia no reemplaza a la oncena edición de la Británica; que la regla de cálculo nunca debió desaparecer de las escuelas; que la aritmética y el álgebra no deben ser provincia de unos pocos expertos; y que la mnemotecnia no es una empresa risible.

Allá, donde se oye el ladrido de un ovejero italiano, un amigo está tratando de explicar por qué las burocracias a que estamos acostumbrados son parásitos y no simbiontes, ante manifestaciones de incomprensión que resultarían conocidas a un socialista atrapado bajo el Ancien Régime. Espero no recibir aquí ingenuos que se demoren en explicarme los beneficios de la llamada cultura digital, porque no hablo de eso, sino de una incultura, o subcultura, que usa los medios de que disponga para perpetuarse.


Especial agradecimiento al amigo que prefiero no identificar por ahora --salvo que él se presente en los comentarios--, y que se arrancará los pelos a mechones a poco de recibir esto.

(*) Razón suficiente para que la edad del celular sea la misma del alcohol, del volante, del voto, del matrimonio, de la guerra... Bah. ¿A quién quiero convencer?

Labels:

2009-04-06

Rosa avistar, al crepúsculo aullar

--Si fuera usted el que tiene cáncer...

--Eso es un planteo estúpido (...) ¿En eso nos vamos a apoyar para tomar decisiones? Así nunca habría un Cambio de Realidad. Algún pobre pelotudo siempre la liga, ¿no? Fíjese si es usted el pelotudo, ¿eh?

(Isaac Asimov, The End of Eternity (1955))

La vida, en las raras ocasiones en que se las da de guapa y se va al plural mayestático, se abre paso. El resto del tiempo mete la cola entre las patas y raja gimoteando: en sus manifestaciones individuales es tan frágil que basta un error para ir a dar al cuerno con ella.

Errores son lo que le sobra a cualquier mono que, apenas bajado del árbol, encuentra que sus sabios antepasados le han legado un tesoro en navajas. Y para no amenazar la continuidad de su expresión amenazante, se mandará cien y admitirá una, con suerte y tutores severos.

No solamente le va a tocar a alguien, y sin que haya precaución que se la ahorre: el arte está en que la cadena causal empiece en una reverenda pavada, en ser verdugos inocentes.

Labels:

Invierno del ' 98, o notas de luminotecnia decimonónica

  • Tres o cuatro velas por ambiente. Para leer, acortar la distancia hasta límites peligrosos, emplear pantallas reflectantes, doblar (o triplicar) la fuente que toque, o esperar al estadio de antorcha (si se encajan en botellas con un suplemento de papel de diario).
  • Las pantallas deben tener soportes firmes, preferentemente de alambre. Nada de papel de aluminio: sea por mirarlo fuerte o porque se enamora de la llama, su vida es corta y su muerte indigna. Probablemente tóxica, también.
  • Cortar las corrientes de aire a como dé lugar. Para el sudor, toallas mojadas. Para las quejas, ídem, pero con distinta aplicación.
  • Quien tenga un problema con el olor, el humo o los depósitos sólidos, váyase a un lugar civilizado. Y no vivimos en carpa, ¿eh?
  • Obstáculos: putear, removerlos, amonestar severamente a su causante. En un apagón, asumir que somos todos ciegos, ¡voto a Sábato!
  • Inflamables: si no hay un matafuegos en la casa, arrancarlos de donde estén, embolsarlos y ponerlos tan cerca como sea posible de una fuente generosa de agua. A los causantes, la misma pena que a los traidores.
  • El despilfarro de electricidad enlatada se debiera penar, idealmente, con unas cuantas vueltas a la noria del generador, pero suspendamos tan severa pena hasta que tal equipamiento sea standard en casas y lugares de trabajo.
  • Un niño que no emplea su tiempo libre en limpiar ventanas e improvisar lámparas de aceite merece el aburrimiento que la oscuridad le cause, incluso multiplicado por algunas noches de secuestro de lámparas eléctricas --si alguna vez vuelven a ser de utilidad.
  • La próxima vez, aprovisionarse en una santería. La vela berreta, por larga que sea, termina desparramada por ahí, en lugar de convertida en fuego y carbón.
  • Y una vigesimosecular, para ventilarse un poco:

    Quien pueda acallar el miedo al pulso electromagnético, instale paneles solares. O instálelos, enciérrelos en una jaula de Faraday, y viva con miedo hasta que, finalmente, vengan las bombas a hacerle el control de calidad.

Labels: ,

Se te ven las partes

Ser p*ndejo, entre otras taras, implica tener patas para arriba las ideas sobre el precio y el valor de la vida.

El recién llegado a los graves asuntos del mundo, tras breve consideración, decide que la vida tiende a no valer un pito. Le bastan unos pocos casos de sacrificios inútiles y prédicas en el desierto para consolidarse en tal pesimismo. No pide segundas opiniones.

Pero, a la vez, no tiene noción de lo barata y precaria que es la existencia. Infla estos valores, los de cambio, hasta lo ridículo. Es un clásico el encontronazo entre un viejo aparentemente cínico, que cuenta cada centavo --los que gastó y los que calcula le van quedando-- y el imberbe que pone todo por las nubes. Éste piensa en eternidades inmutables; aquél, en ruinas y fósiles --y en contrabando y subastas.

El riesgo de la madurez es la necrofilia, un interés obsesivo y excluyente por todo cuanto es irrecuperable. En su forma de adicción sublimada, vuélvese conspiración de silencio, como tanta patética perversión que halla alguno para quien es el colmo de la exquisitez.

Y el riesgo de la juventud, claro, es una contradicción incandescente entre pertenecer en cuerpo y alma a la reacción, y vestir sedas modernas. Por la fama baila el mono --o por un buen mareo.

Labels: , ,

Que vuelva la colimba

Tenés un problema. No un desequilibrio, un déficit o exceso, un desorden o desencuentro, sino un paquete: un bípedo implume que complica y gasta*. ¿Que hacés? ¿Cooperás o traicionás?

Podés ponerte las anteojeras e ignorarlo, en bloque o bien selectivamente**, como un buen Realpolitiker, con una hipocresía despojada. Podés derrochar generosidad y condescenderlo, con cualquier grado de compromiso o tolerancia. Podés condenarlo, opción siempre popular y barata. Podés demostrarle gratitud por lo que te enseña: eso da muy buena prensa en ciertos círculos. Podés empatizar con la bestia, entrar en su circulo más íntimo, e intentar cambiarlo desde adentro. Podes descubrir su parte de razón y convertirte en un cómplice voluntario, público y certificado --¿quién no se ha patinado los mejores años de su juventud agotando un tal error?--. Finalmente, podés darlo por muerto, con o sin correlato objetivo, y dedicarte a una necrofilia fiel o traidoramente revisionista.

Ah, el encanto de lo irrecuperable, de lo que se ha escapado a una rama alternativa de nuestra siempre insuficiente realidad. Se volverá sobre esto, o en todo caso se lo reclamaremos a los que hubiéramos sido.


No tengo una categoría lumpen. ¿Debiera?

(*) Las reservas materiales o morales. A la larga son interconvertibles: el quebrado es buen pasto para los vicios.

(**) Es un buen tipo, a pesar de X --para cualquier valor de X. El ateo cree en un dios menos que la norma, y el honesto se vende una sola vez.

Labels: , ,

2009-04-04

Idioléxico (XXVI): Códigos

Whether 'tis nobler in the mind to suffer
The slings and arrows of outrageous fortune,
Or to take arms against a sea of troubles,
And by opposing end them?

¿Y si las circunstancias, o la propia predisposición, no permiten tomar las armas? ¿Tendrá que quedar la batalla no representada, el presupuesto de efectos especiales intocado?

No, si se comulga con el concepto romántico de lo irreversible --que poco tiene que ver con la termodinámica, salvo en un descarado saqueo de conceptos, que van de tener una vida independiente derecho a la parrilla, a servir de manjar en el banquete de los salvajes.

Entienden éstos, siguiendo a Lévi-Strauss*, que hay una manera destructiva de hacer las cosas, que es moderna e industrial, en el peor sentido de ambos términos, y una reciclable, si se quiere, y hasta ecológica**. Que en algún lugar doblamos hacia un callejón sin salida, y que nos estamos fregando la vida***. Y que, entre tanto, necesitamos liberar la presión por alguna parte: de ahí tanta violencia, s*xo, paja, lágrimas.

O sea, que los cerdos nos han convertido en calderas, y mejor que cuidemos nuestras preciosas válvulas de seguridad, o cosas horribles nos pasarán.

Cosas tan horribles como aprender, por ejemplo. Como quedarnos marcada la consciencia, o como arrugarnos visiblemente. Como quedar sentados en un rincón, rascándonos las cicatrices con un cuchillo. O que decidamos que al mundo le hace falta un monumento, una carretera, o un puerto. Un horrible estacionamiento de vidrio...

J*danse mucho. Somos grafómanos, y lo que no podamos escribir en palabras, lo haremos en estructuras, visibles o no --y esto último no es negociable con los de sensibilidad delicada.


Acentuaré y formateare cuando tenga tiempo. Se lee, ¿no? Hecho, y corregidos errores varios. El laburo en máquina de alquiler, y en tiempo robado a otras obligaciones, es insalubre para el autor y para la obra.

(*) Montones de referencias a partir de los términos de búsqueda que podrán fácilmente imaginar. Vayan por Google Scholar si no quieren ahogarse en spam.

(**) Yo destilo, tú fraccionas, el cornudo de más allá le falta el respeto a nuestra madre...

(***) Cosa que pueda ser cierta, pero el demonio está en los detalles, y pocas disputas tan deliciosas hay como las que se entablan sobre la identificación (grosera o precisa, todo es relativo a la concentración de alcohol en sangre) de la bifurcación fatal.

Labels:

Enchufe

Un canal de noticias (argentino o yanqui, son las dos variedades que más o menos he probado, con resultados semejantes) es un equivalente audiovisual apropiado a sufrir diarrea o dolor de muelas, dependiendo de qué tan estúpido o vendido esté siendo el personal en un momento dado. Pero ver The Onion News Network me da ganas de instalar un tomadero en un pueblito perdido de esos estados del medio, los que la gente bien sólo ve desde la ventanilla de un avion, con la noble finalidad de experimentar una saludable dieta corrosiva con los parroquianos --aún a riesgo de atraer un habitué como Spider Jerusalem, que un buen día se vaya y decida llevarnos con él.

Acá hemos de conformarnos con la Barcelona, a los que calculo el presupuesto no les da para mucho más. Igual, para lo que serviría...


Cortesía de J. D. "Illiad" Frazer, un historietista muy apreciado en esta casa.

Nota: No, no todo se reduce a valores metálicos, pero el que no tenga una bárbara idea que nació muerta por falta de fondos, que tire la primer chirola al pozo de los deseos. De ser posible, que sean diez guitas de los nuevos, que son cómodamente ferromagnéticos.

Labels: ,

2009-04-02

Sean tus problemas pequeños, indefensos y ahogables en un balde

"Si te sabés tu parte al pie de la letra", solía decir mi padre, "ya no tenés de que más preocuparte. Tomá el resto como venga." O sea, no te preocupes por las cosas sobre las que nada podés hacer. El futuro ya te mandará su cargamento de miseria, a su debido tiempo.

(John Varley, The Golden Globe (1998))

Hay una tercera posición que se opone activamente a ambos polos, también hay una cuarta, que ni se opone ni apoya, lo mira de afuera como si no tuviese nada que ver con ellos, y una quinta, a la que le conviene que se maten entre ellos.

(Grismar, en Antes de la lluvia)

Esto viene de un post sobre el "clima" de crispación bajo el que nos tienen viviendo los criminales dueños de mangos, manijas, culatas y otros apéndices ergonómicos.

Aplicando la teoría del mal menor* en todo conflicto de este género, uno debiera poder anotarse de un lado u otro, y desfilar con gran elegancia en uniforme de pragmático**. Pero en el campo de batalla no sólo los planes no resisten al contacto con el enemigo, sino que la imagen pierde toda relevancia si no es consistente con la capacidad real, sea ésta destructiva, de resistencia pasiva, de huída, o vaya a saber que otras categorías reconocen las autoridades en la materia.

Y aparecen otras imágenes, o espejismos podría decirse, de las que se construyen novelas históricas, o historia de libros escolares, enciclopedias y manuales de estilo. Una estructura de alguna coherencia aparente, en la que colgar fragmentos de peso dramático, que harán caer apropiadamente los pliegues de la tela.

Drama --en la medida en que esta palabra pueda ser peyorativa-- tendremos si la polarización no se resuelve con cuidado. No sé ustedes, pero yo no ansío particularmente ver rayos saltando de aquí para allá: tengo, como la mayoría, muchos problemas que resolver, y algunos de ellos requieren salir a la intemperie. Mi conservadurismo mental exige buen tiempo, vientos favorables al comercio*** e, idealmente, no tener que apostarme en una esquina a conjurar entuertos****. Se da el caso de que mis mayores habilidades, escasas cual son, no están en el campo de la micropacificación, sea ésta preventiva o correctiva.

A veces parece que en este país sobrara la gente que no tiene que laburar. Hagamos patria, y saquémoslos del medio como razonablemente podamos, antes que logren que nos matemos entre nosotros.


Entre otras cosas, bienvenida de nuevo a este quilombo, Grismar.

(*) La misma del cuarto oscuro.

(**) Antónimo de idiota a principios de los años noventa.

(***) Si esto fuera otra clase de weblog, ésta frase es candidata a la descontextualización. Divídeme esa economía... También se podría protesizar tras la amputación: comercio de la dignidad, de la sangre derramada, etc.

(****) Chubascos, hubiera escrito si dejara que la influencia me llevara puesto. Es una tentación brava, he de reconocer, cuando se carga con un estilo amorfo.

Labels:

Arruine su vida por treinta guitas (c-2): Interludio apenas justificatorio

Exageremos un poco. Así como no se puede elegir por separado una acción y sus consecuencias*, a duras penas se puede escapar a los mutuos condicionamientos entre lenguajes de programación** y proyectos.

Severian me señala, con toda corrección, que Mathematica --un sistema de álgebra por computadora que le paga los delirios a Stephen Wolfram-- grafica también que da miedo, y yo le puedo acotar que Mathworld, la enciclopedia matemática de Eric Weisstein et al., está llena de ejemplos de eso, y probablemente otros sitios del mismo emporio aún más.

Yo le contraseñalaré que hay ecuaciones o procesos que termina uno de entender sólo cuando las ha modelado con un programa primitivo y procedural, y aún recién después de jugar con ese programa (y sus variantes) durante un buen rato. No es trivial que el entorno de programación sea gentil con uno, admitiré eso, pero tampoco es de hombres llorar por tener que arreglárselas con un lenguaje primitivo. Los bochos que levantaron la catedral que es el Fractint --el primer programa libre que vi en mi vida-- lo hicieron línea a trabajosa línea de C y assembler 80386, si hoy se puede creer tal cosa. También estaba el monstruo que programaba --en papel, al principio, y en Turbo Pascal-- las tapas de la Axxón, Rodolfo Contín...

En cualquier caso, estoy con Glynn y Gray: el uso de Mathematica no pudre la mente. Pero tampoco es éste el lugar donde se luce, sino en ser la sombra amenazante que le quita el sueño al científico publicado.


Dejar caer nombres no es lo mío. Vean las búsquedas, si no.

(*) Salvo que se haga trampa y se den por iguales secuencias de acciones con diferencias pequeñas pero significativas: una pastillita aquí, una dosis mayor o menor allí, tantos grados a un lado u otro al apuntar.

(**) Quizás debiera especificar: implementaciones de tal o cual lenguaje; pero es rara la implementación que no tiranice a la vez que libera.

Labels: