2009-03-23

Quizás sea excesivo

A la noche de aquel día hubo un borrador escrito: lo que no hubo fue voluntad de volverlo publicable. Paciencia. Todo el último medio año se me borronea y se me vuelve una larga espera, una serialización, una amenaza de entrar en shock hipocrónico.

Pero ese temor no me paraliza. Para muestra, basta una ventana de chat a la derecha de su pantalla. Quien me quiera encontrar en ella, escríbame, si a tanto llega su amabilidad. Si no es amable en absoluto, en unas horas le detallaré un simple procedimiento con el que podrá complicarle la vida a dos personas simultáneamente.


Por cierto, si todo lo que aparece en el espacio apropiado es un logotipo con una cabeza de huevo de horrendo color celeste, probablemente sea señal de que el servidor está sobrecargado. Espere y recargue, si se anima.

Y, en un rato, y si los expertos del Banco así lo quieren, sabré (o recordaré) lo que es escribir con un faltante de medio litro de sangre.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

<< Home