2009-02-02

Los pueblos tienen el arbolado que se merecen

Amo a los árboles --diría si fuera un hippie roñoso-- pero más amo a un pueblo soberano --diría si fuera un demócrata iluso. No siento ni lo uno ni lo otro. Dejaré sentado mi aprecio por los árboles que me hacen habitable la ciudad, y mi desprecio por los vecinos que no son capaces de expresar una negativa verbal a una cuadrilla de matoncitos con motosierras.

Para ambas y muy dignas causas, por supuesto, soy tibio e inconsecuente: a duras penas me mantengo dentro de este pellejo, lo que me hace estimar que si me estirara a defender al prójimo vegetal, mineral o animal, bien podria pagarlo en sombra.

Labels: ,

4 Comments:

Blogger Severian said...

Hay gente que, no pudiendo imponer su voluntad al prójimo por falta de huevos, se regodea en patear perros. Otros, demasiado cobardes para enfrentarse a un par de colmillos bien mostrados, cortan árboles.... "¿O que se cree ese árbol de mierda? ¿que va a crecer sin pedirme permiso?"

Por ejemplo, el concesionario del kioskito que está frente al Instituto Médico consideró que tenía la potestad necesaria para cortar completamente un eucaliptus centenario que se le antojaba peligroso. Y pagó a cuatro don nadies con motosierras el monto de diez pesos mas la leña. Control urbano llegó, claro, cuando el vandalismo ya estaba consumado... y se contentó con cuatro pesos mas dos hamburguesas.

El punto no es que cualquier pelotudo con motosierra se sienta Jason Voohrees, sino que la minicipalidad no lo exorcisa hiriéndole el occipucio en la parte que mas duele: la billetera.

2/2/09 19:20  
Blogger Severian said...

(tengo un vecino que se dedica a quebrarme todas las ramas de uno de los arbolitos de la puerta de mi casa, que no pasa el metro y medio de altura. El arbolito no se resigna a morir y brota todos los años hasta que este HdP hace uso de sus privilegiados dedos para demostrarse que es mas inteligente que un fresno. Este año conseguí varias ramas finitas de rosa y las entreveré entre las hojas del arbolito, de modo que quedaran escondidas. No escuche el grito, pero parece que funcionó... ¿que soy un jodido? naaa, un jodido hubiera puesto una trampera)

2/2/09 19:24  
Blogger Peste said...

Lo que hay, tambien, son sujetos psicologizantes que creen haber descubierto algo que llaman dendrofobia (y que no reparan en gastos para repetir el error de los que hablan de homofobia). Poner la atencion en el arbol es un error, tengo para mi: para el que manda podar y/o talar no es importante sino en cuanto que le jode, y para el que lo hace en que cobra y tiene yapa.

Al municipio no le importa _nada_ que sea infraestructura salvo que tenga tajada en el contrato con el proveedor y, que pena, los arboles se fabrican solos.

El remedio que improviso para su vecino merece ser difundido. Ahora, habria que ser mas crueles e inventar algo practicable contra los trepadores (es evidente que la recomendacion que circula de demostrarles la conveniencia de una amputacion en sus propios miembros es impolitica).

2/2/09 23:44  
Blogger Luis said...

coincidencia,
leía este post mientras espacios verdes estaba haciendo leña un arbol añoso en la rambla de 66, que supongo estará muerto y que es legal, pero desde mi ventana veo que al árbol viejo y cansado unas ramas verdes le han salido...
contestame los mails, o mandame tu celular
Luis

4/2/09 12:04  

Post a Comment

<< Home