2008-10-02

Manija (V): De palo somos

La peor parte del mosaico de reglas contradictorias eran los otros: el mundo, abreviemos para que no nos caiga una enumeración como peludo de presente de aniversario.

No se los podía incluir, no se les podía mentir: ¿sobre qué? ¿cómo? Ignorarlos era sospechoso; darles batalla, una falta de respeto injustificable. La vía media siempre estuvo más allá de mis escasas artes de baqueano.

Sigo pensando que, ya que había que romper a alguien, la elección estaba entre los de afuera y yo: pero el respeto, el incómodo respeto que todavía me tienen.

Y el otro caso, claro, requería mucho laburo, y esa asignación de recursos está grabada a fuego desde siempre.

Labels: