2008-09-18

Simbiosis

Estoy suficientemente loco para darme cuenta de las cosas. Y apenas cuerdo, lo justo para sentarme y dejar que evolucionen. Siempre hay uno más loco que uno que no puede estarse sentado, y no estoy por encima de aprovecharme de su acción, asi como el de mi inacción.

Después de todo, el reloj cucú no es despreciable. En absoluto. ¿No es cierto?


Lean a Charles Stross. Ahora hizo un homenaje al Heinlein tardío; lo que tiene de space opera moderna remite también a Niven y Varley, y lo clásico, a Asimov y Lem. Cuando hagamos la revolución, será de lectura obligatoria en las escuelas, salvo que estemos entre los fusilados.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home