2008-09-30

Qué país generoso (XII): No hagas algo, quedate ahí (bajo la lluvia)

Lectores míos: si aquerenciados a la misantropía nuestra de cada día, huyan. Voy hacer profesión de fe, señalaré una o dos cosas apuntadas a reducir la generosidad excesiva de esta verde tierra en que los dioses nos han puesto, sin duda a regañadientes (juanpochista, vivo o macanudo: elija dos).

Si Severian, con quien el otro dia hablé, me perdona la fruta que mandé cuando el alcohol en sangre y la hipotensión postural conspiraron contra mi lucidez: el detector de radiación ionizante --más precisamente el dosímetro-- del pobre es una forma del antiguo electroscopio de hojitas.

Momento, dirán, ¿de qué habla este cristiano? ¿Radiación? ¿Estamos en Chernobyl acaso? ¿Se viene la guerra atómica?

No y no, que yo sepa, pero la radiación nunca está muy lejos. El mundo es radiactivo, el espacio es radiactivo*, un subsuelo de la facultad de Física de La Plata lo es (más)**... Realmente, el desastre de Goiania, la catastrofe ucraniana, las innombrables Hiroshima y Nagasaki, el desierto de Nevada, las minas de uranio de decenas de países, el fascinante Oklo, los laboratorios o salas de rayos de miles de sanatorios, se distinguen solamente en grado.

La propiedad que define a la radiación es alterar eléctricamente a los átomos, y con ello, entre otras cosas, volver conductores a los aislantes: por ejemplo, lograr que el aire seco conduzca lo suficiente para descargar en corto lapso un objeto electrizado por frotación***. Entonces, carga uno un indicador móvil (hojitas ya mencionadas, que se repelen), lo encierra en aire deshumidificado, expone el conjunto a una fuente de radiación de intensidad desconocida, y estima esta última de acuerdo al tiempo en que un cierto movimiento (descenso de las hojitas hasta una posición de equilibrio) tarda en completarse.

Este no es un weblog didáctico (eso requiere más claridad mental y más tiempo que los que Natura, la sociedad y yo mismo me dieron o doy), pero les señalo a quienes puedan seguir una referencia anglógrafa una fuente inspirada por una desesperación inteligente, y una reciente revaluación:

Oak Ridge conserva un especimen de museo del aparatito.

Creo que el dispositivo fue descripto en la Scientific American --publicada en España, e importada a estas pampas, como Investigación y Ciencia--, en la sección Taller y Laboratorio, en los años ochentas, o quizás en una versión revisada en los noventas. Si encuentro la referencia, les avisaré.

Y si usted, maestro de carrera, por ejercicio de la paternidad, por responsabilidad laboral o amor al arte, utiliza esto para enseñarle algo a alguien, avise también.

Pero que no me entere que anda clasificando a la gente por la "carga" que llevan, porque puedo ponerme muy espeso.


¿Pedante, yo?

(*) No me corran con precisiones, si no saben de lo que hablo, lean.

(**) No, no es una leyenda urbana. La francesa que tuvo un horrible momento de sentirse Marie Curie en su sótano al ser rodeada de voluntarios con contadores Geiger podría atestiguarlo (pero deberán pedir una referencia más precisa a los locales).

(***) Todo niño que haya jugado con peines y papelitos sabrá de lo que hablo, y no pocos adultos que hayan viajado en coche por regiones áridas, caminen sobre alfombras con suelas de plástico o goma, o manipulen habitualmente bolsas de celofán.

Labels:

8 Comments:

Blogger Severian said...

Muy buen post.

Me encantaría usar el aparatito con fines pedagógicos, pero se imagina que en caso de ponerlo entre las prácticas de las materias experimentales de los primeros años de la licenciatura, corremos el riesgo de quedarnos sin alumnos que quieran terminarla....

Algún día me tomaré el trabajo periodístico de averiguar todos los datos del accidente radiactivo en La Plata, intentando filtrar los ribetes de leyenda urbana. Por ahora lo que le puedo decir con seguridad es que efectivamente hubo un accidente -hace unos diez o quince años- y que CoNEA se llevó un pedazo de piso que imagino brillaría bellamente. Hasta ahí lo que me contaron fuentes fiables. Fuentes no tan fiables juran que el nivel de radiación actual del subsuelo no supera lo normal (que para un subsuelo es ligeramente mayor debido a la filtración de gases radiactivos subterráneos). Claro que al ser quienes lo dicen los responsables penales de cualquier exceso, no sé cuanto creerles (y al conocerlos un poco, me dan ganas de faltar al laburo mañana). Lo que da un poco de confianza es que periódicamente hay una rebelión de jóvenes doctorandos que hacen una investigación independiente (no exhaustiva y absolutamente desorganizada, pero independiente al fin) del nivel de radiación, y hasta ahora no ha terminado en guerra...

1/10/08 22:54  
Blogger Severian said...

...y si quiere sentir un poquito de frío, le agrego este a su lista de accidentes radiactivos.

2/10/08 00:30  
Blogger Peste said...

Viejo, esto es asi: o invertimos alguna confianza en _cualquiera_ que no pertenezca a la gerontocracia --la experiencia nos se#alara en quien--, o empezamos a repartir capsulas de cianuro.

Para algunos, esta es la instancia inmediatamente anterior. Supongo que por eso es que los imbeciles que nos prefieren callados me enferman tanto.

Y por cierto que nos acordamos del RA-2. Para lo que nos sirve, ¿no?

2/10/08 01:00  
Blogger Severian said...

Es notablemente difícil encontrar info en castellano sobre el RA-2. Supongo que no es casualidad.

Lo mas completo que encontre es una traducción parcial del informe de la IAEA hecha por un tal "hombrepeste" ¿tampoco es casualidad?

2/10/08 13:42  
Blogger Peste said...

Era dificil tambien escuchar Radio Colonia, supongo, y no sería casualidad (por cierto, no le dieron esa frecuencia a la radio de las Madres?)

El paquete completo (bilingüe!) de la IN 83-66 parece ser este, en el CSIRC de Los Alamos. Ni siquiera parece estar linkeado, salvo via listados de directorio.

"Homprepeste"... mmh, parece ser una referencia a una cancioncita de Iorio.

2/10/08 17:14  
Blogger Peste said...

Vea si estamos siendo paranoicos... Casi todas las entradas de esta bibliografia que hacen a este asunto, se alega, estan "Disponible[s] en ARN". Seria cosa de preguntar en persona, no?

2/10/08 17:28  
Blogger Severian said...

Y si, para que algo sea público no sólo es necesario que esté en castellano, sino en algún lugar accesible... Digamos que en el arte de hacerse los giles, nadie supera a los chicos de CoNEA. Frito el operador y asados los vecinos, lo que pasó, pasó, y si te he visto no me acuerdo.

Tenga en cuenta que hablamos del '83, cuando dicha institución todavía era parte de la armadura defensora de los valores patrios contra las ideologías foráneas. La mentalidad derecha y humana de sus directivos se prolongó hasta hace muy poco años (recuerdo una discusión en un foro entre un investigador destacado y un director de CNEA, que chorreaba fascismo por todos los poros -en cuanto encuentre el link se la paso). Y aún hoy queda demasiada discreción: hace algún tiempo hubo un escandalito sobre contaminación radiactiva de aguas en el área del Centro Atómico Ezeiza, cuyos ecos se desvanecieron en el olvido (gente de confianza me jura que no había nada serio allí, aunque...).

3/10/08 01:31  
Blogger Peste said...

Mire, si algo he entendido, hace unos cuantos a#os que los problemas en torno a las actividades de la CNEA (y de INVAP, tambien) tienden a estar relacionados con el ciclo del combustible nuclear. De medidas de seguridad de laxo cumplimiento, pasando por enfermedades laborales no reconocidas como tales, a vertidos y desparramos varios.

Aca es donde tengo un serio problema de prioridades y, si bien reconozco mi interes por estos temas (o sea, que futuro energetico tenemos con una industria nuclear modelo bonsai?), veo una absurda monta#a de problemas inabarcable por cualquier combinacion de individuos a la que pueda aportar.

Y no, los "arrepentidos" que se vuelven activistas antinucleares no son parte de ninguna solucion, sino idiotas utiles; vaya esto para el que estuviera con la atencion puesta en otro canal.

3/10/08 12:56  

Post a Comment

<< Home