2008-02-04

Escuchado por ahí (XLVII): El canto de los caballos

En un año podrían pasar muchas cosas, podría morir yo, podria morir el rey o... quien sabe... quizás el caballo cante.

(Niven o Pournelle, queriendole torcer el destino a otra especie inteligente)

--Me echo.

--Como que te echo?

--Me dijo el otro dia que no precisa que le friegue mas, y que no le sirva mas el vino con la cena.

--Pero, para, no tienen mas personal?

--No, era yo sola.

--Y no hacias nada mas?

--Y si, el mate, alguna chupadita...

--Y entonces?

--Pero no, si me dijo que le rompi muchas cosas y que el se#or esta tomando de mas y esta tolerando todo.

--Tu dentadura, por eso toma.

--Callate, envidioso.

--Sali, leche de...

--Callate, animal, vos nunca agarraste un libro en tu vida.

--Y vos?

--A mi mi mama me leia cuando me iba a dormir, pero despues se murio y si el viejo me veia agarrar el diario me fajaba.

--Que jodido.

--Por mi propio bien lo hacia. Y para lo que le sirvio, pobre, aca estoy solterona.

--Porque sos fea, pero tenes un corazon de oro.

--Y la se#ora, de que lo tiene entonces?

--Buscale las cosas, capaz que hasta cardiologo tiene. No me dijiste que se habia operado?

--De la chica, bestia peluda.

--Ponele la firma que le pusieron una bomba de nafta de Taunus. Si no, no aguantaba la operacion.

--Vos no tenes alma, sabes?

--De corazones hablamos, no de almas. Y en el botiquin...

--Si conocieras a la nena...

--Que?

--Te mataria mientras te durara la baba, para que entraras al purgatorio.

--No, mami, ya se me fue ese bondi.

--El que te va a pisar te esta esperando. Vamos saliendo, queres?

--Te esposaria hasta los tobillos, traidora. La proxima pagas vos.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

<< Home