2007-10-07

Cuanto más cambia, más sigue siendo lo mismo

En otras épocas --evitemos calificativos--, apestarse o accidentarse podía muy bien ser visto como un castigo divino, como una clara evidencia de que uno no era todo lo limpio que podía haber sido, y máxime estando sobre aviso.

En este tiempo moderno, apestarse o accidentarse significa que uno no se cuidó. De qué, por ignorar la sabiduría y habilidades de quiénes, o qué significa la dicha omisión --tan compleja a veces--, varía según quien juzgue, pero el mecanismo no está en cuestión.

Porque, recordemos, en este mundo hay un orden y, sobre todo, justicia. Nada ni nadie por fuera ni por encima.

5 Comments:

Blogger Jack Celliers said...

"Justicia" es miel para atraer moscas humanas decía el tío Fritz, y agregaba que él no tenía nada que ver con ese vocablo.

El devenir es el devenir y punto, pero nos empeñamos en antropomorfizarlo, si me permite la cacofonía.

A todo esto ¿cómo anda? (lo que indica la etiqueta)...

26/10/07 06:56  
Blogger Peste said...

Ah, es cierto, yo tenía un weblog. Va mail.

28/10/07 20:36  
Anonymous Anonymous said...

CHE TROSKO PUTO, ABRI LOS COMENTARIOS,
TROSKO CAGON, CENSURADOR DEL ORTO
NO VAMOS A CONTAR QUE NOS CULEAMOS A TU SEÑORA

30/10/07 23:50  
Blogger Peste said...

¿Otra vez arroz? ¿Qué estás haciendo, persiguiéndolo de sitio en sitio? Where in the net is Jack Celliers?

31/10/07 02:13  
Blogger Milkus Maximus said...

Disculpe la lentitud mental, pero, hasta donde entiendo, orden y justicia no siempre andan juntos.

Me pliego al interrogante: cómo anda?

15/11/07 08:53  

Post a Comment

<< Home