2007-03-01

Idioléxico (III)

Esta entrada en la serie es puramente intersticial, por no decir de relleno. Siéntanse libres de ignorarla hasta que no se hayan asegurado de que no hay mejor material en los archivos, o hasta que no publique algo peor.

responsable

Dicho respecto de uno que no se basta a sí mismo: supervisor, superior, cuidador, adiestrador, domador, etc. Se me da repetidamente la situación de hablar con alguien, y descubrir que debiera estar hablando con su responsable. Estimo que quienes tratan conmigo tienden a preguntarse por mi responsable.

Varios aspectos o rasgos de mi personalidad pueden verse como componentes de una configuración metaestable a la que, entre mí, llamo Niñera; las otras son el Hedonista y el que escribe, Peste, el que en tiempo real pierde 20 puntos de cociente intelectual*. Entre los tres a duras penas hacen un ser humano autónomo, sobre todo porque su interacción se reduce a gruñidos, codazos y portazos.

Es clásica en mi entorno inmediato la muy informal escala alcohólica de responsabilidad:

  • Con X tomo aunque ya esté mamado (a.k.a. X es mi pastor).
  • Con X tomo.
  • Que X tome, por mí, pero no quiero estar cerca.
  • Preferiría saber que X no toma.
  • A X ni lo mando a comprar cerveza.
  • A X no lo dejo bajar las cervezas del coche.
  • A X no lo mando a buscar un destapador.
inconsciente

Sobre el inconsciente emocional, el que dicen es responsable de los trucos sucios freudianos, poco sé, pero mi inconsciente cognitivo sabe hacerme dos malas jugadas:

  • Detener en seco, y hasta nuevo aviso, casi todo hilo de pensamiento temporariamente suspendido. Resucitarlo toma esfuerzos extraordinarios. Toda conclusión obvia requiere una voluntad específica de alcanzarla; esto es un tanto difícil cuando no se la conoce de antemano. De ahí mi estancamiento en la segunda categoría intelectual de Maquiavelo.
  • Continuar, sin previo aviso, ciertos razonamientos de índole clasificatoria o relacional, de modo que a los tantos años de volver a sumergirme en un campo intelectual determinado, descubro que mi pensamiento al respecto es de una claridad de la que me desconocía capaz. El desconcierto que eso me causa no se ve compensado por las ventajas.

Tengo otra escala alcohólica, que es una medida subjetiva de las dosis segun el grado de entremezclamiento de contenidos conscientes e inconscientes que causen:

  • dosis antirresaca o anticongelante (segun estación)
  • dosis relajante
  • dosis desinhibitoria
  • dosis confesional o catártica
  • dosis "que sea lo que los dioses dispongan"
  • dosis "si no me acuerdo, es como si no hubiera pasado"

Digo "entremezclamiento", claro, y pienso, como casi todos los psicólogos aficionados, en metáforas marítimas: tormentas y naufragios nunca estan lejos.

(apreciativo) Quien disfruta su s*xualidad, u otra actividad exclusiva e intensamente placentera. (La excelencia en la materia consiste en la exclusión de todo lo que no sea el placer, y la búsqueda de mejorar este último, dentro de lo razonable).

(despectivo) Quien es, o se siente, usado/a. Variante más personal de esclavo.

(La contradicción no es mía, está en la cultura; yo solamente me aprovecho).

orden de magnitud

Informalmente, cercanía o vecindad entre valores. Dos objetos pueden estar en un mismo o distintos órdenes de magnitud en la medida en que el contexto del discurso presuponga una escala; si tienen como propiedad intrínseca una escala --si, por ejemplo, son mapas-- la confusión resultante puede ser antológica. Si la incertidumbre de la escala implícita (digamos, el nivel de detalle) es grande, y los órdenes de magnitud correspondientes son nubes con alguna superposición, una frase como la siguiente puede tener algun sentido:

... se encuentra en cualquier cantidad de mapas, todos los que coinciden en varios ordenes de magnitud.

Lo cual viene a probar que no hay que ser generosos al extender el beneficio de la duda a quienes uno intuye que están equivocados, o sufren de simple ignorancia.


(*) Es el primer post de una breve serie, contenida en su totalidad en diciembre de 2005.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

<< Home