2007-02-15

Idioléxico (II) / Una larga despedida (XLII): Lealtades y traiciones

Es tradicional, con la excusa de comprender el presente, zambullirse de cabeza en el pasado, con alguna idea de causalidad psicológica por toda protección. No se nos puede culpar, en la medida en que un presente descripto sin referencias históricas es un mazacote de datos con demasiadas pocas conexiones, o un bosquejo demasiado abstracto: las ideas de cambio, causación, intencionalidad, búsqueda, etc., ayudan a simplificar el cuadro. Sólo que, a veces, se simplifica demasiado.

Así advertidos, vamos a pasar revista a mis más recalcitrantes posiciones en diversos asuntos, reciclando para ello items biográficos selectos, y armando el caso sobre las lealtades y las traiciones. (Y esto, no sin alguna mordedura de cola por el camino).


Objetividad

Para creer que se es el único ser consciente en el universo hay que ubicarse en é; quien no se ha hecho nunca ciertas preguntas, siquiera de costado y por una fraccion de segundo*, no tiene en sí infraestructura para sostener las respuestas. Por tanto, hasta el momento, en mi pubertad, en que con ciertas ayudas me hice un cuadro de situación en el que entraba yo, muy poco bien me hacía la existencia del prójimo, salvo como recursos o amenazas. Recién entonces pudieron empezar a ser espejos o fuentes de estímulo; a partir de entonces sentí la emoción de pensar una misma idea con alguien con quien nunca iba a encontrarme --típicamente, al leerla en un libro. Desgraciadamente, esa sensación de una comunión de almas se evapora con facilidad, y en horas o días vuelvo a ser el mismo imbécil aislado, solitario desde siempre y para siempre, y tanto me importa la extinción de la humanidad, su continuidad, o cualquier cosa que pueda estar en el medio.

Todo esto está bastante relacionado con la pobre imagen que me hago de todas las culturas y subculturas que no son la mía; al no poder tener acceso más que a caricaturas burdísimas, y al tener un conocimiento visceral de lo que son respecto de la cosa real, prefiero retirarme a mi torre de marfil, que presenciar la parodia e intentar decodificar de ella el original, que seguramente merece respeto e intenso estudio.

Originalidad, creatividad, etc.

Yo no soy capaz de un pensamiento original. De hecho, diría incluso que no soy capaz de pensar. Eso me impulsa derecho a ese vampirismo psíquico que da en extraer ideas de los demás, de un modo mas o menos amable cuando están fijadas en un soporte técnico, y traumáticamente si el mismo es todavía un cerebro. Mi legendaria insoportabilidad viene de ahí, y es la que realmente decide con quien continuaré el trato y con quien deberé interrumpirlo por la salud de ambos.

Inteligencia

Por un lado, suscribo a la opinión de muchos investigadores en Inteligencia Artificial de que es la capacidad de resolver problemas de modo rápido y adaptable; eso me lleva a medir la mía por sus resultados, y a concluir de que una circunstancia vital tan lamentable es la que corresponde a un idiota. Por el otro, no he sentido placeres mas profundos que los de la comprensión de conceptos abstractos, lo que me hace aferrarme a mis migajas con todas mis fuerzas. He hecho lo que cierta gentuza llama una inversión emocional en la que he puesto casi todo mi capital. Convengamos en que no tengo mucho más: la familia que me queda en dirección ascendente me merece indiferencia o desprecio, mi mujer es tan autodestructiva que me forzó a hacer un duelo anticipado, a mis hijas casi ni las conozco, no tengo gato ni perro, y en mi vida he criado y cuidado una sola planta, a la que di en adopción tan pronto como vi que conmigo no tenía futuro. Y, por cierto, soy asquerosamente utilitario con mis posesiones.

No exagero si comparo, entonces, la menor hipotética reducción en mis facultades con la muerte; por eso la histeria respecto de los golpes en la cabeza, el desprecio absoluto que me inspiro con cada borrachera, la sensación de suciedad imposible de limpiar que me dejan los días de embotamiento y falta de cafeína, y la idea general de que me he traicionado poco más o menos cada día desde que supe cuales eran mis condiciones operativas óptimas y no las cumplí a rajatabla.

Naturaleza

Como opuesta a "cultura", "artificio" o "tecnología", o sea, mas allá de su justo lugar de infraestructura histórica y actual, el Lado Oscuro de la Fuerza; a donde va la gente como paso inmediatamente anterior a traicionar su real naturaleza, entiéndase, a pisar sus posibilidades de hacer algo digno, bello o útil, por la búsqueda de placeres primitivos que deterioran la salud, o por la huída de dolores primitivos que nunca mataron a nadie, salvo espiritualmente.

Convivencia

Nadie que yo conozca sabe convivir sin j*der a su prójimo hasta que éste desea estar a una distancia realmente grande. Las posibles excepciones son eso, posibles; dudo que alguna vez las confirme como tales. Yo podría convivir con un clon mío al que le hubieran grabado mi memoria, supongo, a condición de que accediera a ser mi esclavo: me conozco demasiado, y las alternativas no me atraen.

Muerte

No me opongo en absoluto a vivir eternamente --y con vivir quiero decir justamente eso, hacerlo como ahora, o de una manera directamente comparable; fábulas y cuentos de hadas aparte. Tampoco se me escapa el hecho de que el atraso tecnológico de esta civilización nos hace dignos de piedad --y quizas de un misilazo relativístico, para despenarnos--, y que la entropía tiende a prevalecer después de, a lo sumo, algunas décadas de una pulseada ridículamente desigual. Eso no quiere decir que tenga que suscribir a la tan común idiotez segun la cual de algo hay que morir. No tengo paciencia con la gente que muere por propia mano, por indirecta que sea la manera, porque no confío en el criterio de nadie para decidir qué es mejor y qué es peor cuando en un plato de la balanza lo que hay es nada; sabido es que los seres humanos tenemos serios problemas con los conceptos abstractos, y el cero y el infinito están bien arriba en esa escala.

Pero lo que mas me rompe la paciencia es la gente que, en lugar de suicidarse de un golpe, se arruina algún u otro organo y convierte su cuerpo en un campo de batalla entre traidores y leales. Agregar a la muerte incertidumbre y gradualidad es invitar a toda clase de parásitos y víctimas al mas privado de los actos, y me repugnaría ser recordado por una tal indignidad. No pensaba en otra cosa cuando, hace tres meses, intentaba recordar cuál de los hospitales publicos locales tenía un tomógrafo en estado de funcionamiento, y me avergonzaba por anticipado de quitarle el turno de una angiografía a algun otro pobre infeliz que no tuviera culpa de su traumatismo craneano. O casi no pensaba en otra cosa: también me humillaba la ironía de que la muerte me pudiera entrar por el órgano que, quien sabe, algun día quisiera mandar a conservar en nitrógeno líquido.

Futuro

Observando cuidadosamente las noticias, y analizándolas con un criterio educado, la impresión que uno se lleva es que estamos haciéndole todas las gambetas posibles a los futuros mejores que se nos ofrecen, y corremos derecho a uno particularmente interesante, en el sentido cruel de la palabra. Sin embargo, mientras esos otros futuros no estén descartados, confieso que tengo interés en ver cómo se va desenvolviendo la partida, y con gusto haría una apuesta con lo desconocido: como bien decía Larry Niven por ahi --para, renglon seguido, refutarlo en una historia--, solamente un mundo rico podrá darse el lujo de intentar convertir un cadáver congelado en algo que remede un ser humano vivo y sano. Y --quién puede decirlo-- una sociedad que elija pagar por testimonios históricos andantes y parlantes tal vez haya también empezado a hacer algo por superar ciertas limitaciones que ya se van haciendo pesadas, como la del habitat único y estrechamente interdependiente, los sindromes de abstinencia de recursos industriales que tantos criminales, grandes y pequeños, engendran generación tras generación, y la absurda precariedad de nuestros cerebros. Ya va siendo hora, después de pasar por la tragedia y por la farsa, de ir viendo si hay algo más: quiero imaginar que no estamos tan quemados para querer retirarnos con tan magras ganancias.


Las consecuencias de estas posiciones tan cándidamente detalladas no se pueden hacer esperar: soy un misántropo manifiesto, profundamente egoísta, que en general no tiene fuerza en sus convicciones, y cae en desagradables posturas serviles. Que pueda significar eso para alguien que tenga que tratar conmigo, lo puedo dejar tranquilamente al juicio de cada lector; generosidad, supongo, no les ha de faltar para colgarme de donde corresponda, como yo lo vengo haciendo con todos ustedes.


(*) Que la fracción de segundo sea eso, y no un período razonablemente prolongado, probablemente esté cerca de la raíz de muchos de los problemas que tenemos colectivamente; pero no me toca hoy analizar como otros se traicionan a sí mismos, o traicionan a otros, o hacen picadillo ideales que, después de todo, nunca tienen la universalidad que se pretende.

Esto fue compuesto y publicado con más prisa que cuidado, por razones que no vienen al caso. Manifiesten las críticas que les parezcan convenientes que, como dicen los que aporrean teclados para morfar, nunca hay tiempo para hacerlo bien, pero siempre hay tiempo para hacerlo de nuevo.

Labels: ,

2007-02-08

Idioléxico (I) / Por qué Psicobolche (III)

(o, como rascar un post de cualquier rincón poco iluminado)

Sabido es que el arte del weblogging consiste, entre otras habilidades menores, en un mínimo de escritura y un máximo de hincharse las plumas al respecto. En línea con tan noble tradición, haré un auto-ping-pong de asociaciones libres, que remitirá a algunos a Kundera, a otros al diván y, a los más, a los entrevistadores de penúltima categoría.

Veamos, entonces, como responde el archivo de marcadores (o "favoritos") de vuestro humilde servidor cuando es sometido a algunos términos de búsqueda clásicos.


sex
drug(s)
rock
... rockets everywhere...
sui (como quien dice generis...)
5p1netta
  • "eclectica poesia 5p1nettiana"
  • "una letra simbolista"
  • "a primera vista sin sentido"
(antes de darle un G-hit, me la corto)
charly
"Che, ¿vos conocés a alguno de estos Charlies... Charles... Charlotte... charlistas..?"
floyd (pink)
"heywood floyds" AND NOT consciousness
morrison (Jim)

Como se ve, respuestas se hallan, pero quien haya venido engañado podría muy bien suponer que los disparadores o provocaciones han pasado por una grave distorsión: la de una ironía abarcativa, por ejemplo, o la de una indiferencia alienígena.

Próximamente, un Idioléxico de cultura popular muy contemporánea.


Update, 2007.02.08 20.45: Ah, las delicias de un bookmark file dividido entre tres navegadores.

En caso de disonancia cognitiva, alguna aclaración hago en los comentarios.

Labels: ,

2007-02-05

Y un triste vaso de vino

Es palmario que esta civilización se desintegra, no menos a golpe de actos de violencia economicamente motivada* que por omisiones de gravísimas consecuencias. Sin ir más lejos, no tengo idea de qué demonios puedan estar aprendiendo mis menores en este momento, pero no me cabe la menor duda de que muy poco cae fuera de las categorías de lo inútil y lo perjudicial.

Por ejemplo, algo que ha caído en la oscuridad más absoluta es la existencia de los contratos implícitos, que vienen a ser las unidades culturales de la tradición. Concretamente: si yo hago una empanada, doy a entender que si bien el relleno puede no ser presentable, es apto para consumo humano; y, a la inversa, si me como la empanada, confío en el buen criterio del que la hizo, al menos en la delicada diferencia entre ser y parecer.

¿Querrán creer --así puestos en antecedentes-- que hay empanadas comerciales que incluyen exactamente una aceituna con carozo?

Personalmente, puedo creer en la hijaputez de un empanadero; pero la indiferencia de su clientela no deja de frenarme, cada vez que la considero, por esa fatal fracción de segundo que podría iniciar mi camino al manicomio. ¿Es que nadie come esas empanadas viendo televisión, o despotricando contra K (o cualquier otro caso de alfabetismo), o simplemente perdido en un lazo infinito de ideas volátiles?

Lo que es peor: ¿nadie lee ficción como antes? ¿Son necesarias las reflexiones, las referencias, las digresiones, las teorías estéticas, las notas para un curso de literatura moderna, el contexto histórico exhaustivo, la pretensión vana de consistencia con todo lo publicado y por publicar?

Extraña uno las vanguardias con manifiesto, esos movimientos políticos disfrazados de irresponsabilidad que, en una sola movida conmovedora, admitían públicamente que eran incapaces de hacer explícito el contrato, pero se comprometían a atarse a él en nombre de las libertades que reclamaban.

Puede ser una visión romántica, pero ¿cuál no la es, en un weblog de este nombre?

No me hagan empezar con el Kitsch socialista, por favor.


(*) El autor del weblog linkeado no es perpetrador, sino testigo; y confío en que no me hace falta individualizar un post, en tanto que a duras penas hay mucho más que atestiguar cuando se ubica uno en cierto lugar y mira en cierta dirección.

Labels:

Noonosología vertical (sin número)

El darwinismo es la única filosofía que valora e incita al conflicto.
Ahí saltó el autoritarismo. No son capaces de ver [ningún conjunto de ideas] más que como listas de órdenes, ni que la gente pueda más que cumplirlas. (...)

(Rey Fox, comentador en Pharyngula)

Sin joda, viejo: si tuviera un centavo por cada comentario ocioso que hice y fue interpretado como un intento de manipulación --pasivo, si cabe; femenino, segun la sabiduría machista y su imbécil catálogo de insultos--, hubiera podido lograr de los malentendientes todo cuanto pensaban que quería, y más. Salvo, claro está, que entendieran que uno puede querer comunicar lo que ve o cree para que su prójimo haga lo que quiera con ello.

A mí siempre me había parecido que había más porquería en ese pensamiento deforme que la mera falacia naturalista; me doy por confirmado en mi sospecha.


No, no estoy sonriendo.

Antes que alguien llame la atención sobre eso: el Islam es una religión de paz. ¿Contentos?

Y no tiene nada que ver, pero si tuviera ganas de releer un bestseller, averiguaría donde está Papillon.

Labels: