2007-01-17

Noonosología de cabotaje (sin número)

Poniéndome al día con algunas lecturas, le insisto a todo el que pregunta por mi estado. Por ejemplo, acabo de agregar a la pila de descarte un bestseller más: Dying Inside*, de Robert Silverberg. Probablemente nunca lo haya sido, pero merecía serlo, por su origen** y por sus cualidades: paga ambivalente tributo a los dorados sesentas, está más atravesada de flashbacks que el muñeco vudú de Menem de agujas, no tiene más referencias al corpus de la CF --al que nominalmente pertenece-- que las literarias, y resulta ser, sin necesidad de hilar fino, un bildungsroman*** que ríase usted de Demian. Es la clásica novela de ficción especulativa para los que aborrecen del género, o sea, para los que consideran que la humanidad y su circunstancia no son jaulas, sino la totalidad, el conjunto, lo inconmensurable y, por supuesto, el justo lugar de lo desconocido****.

Si me piden una opinión, huele a adolescente, a p*ndejo medio mamado, verborrágico, incoherente, reaccionario, que antes que termine la noche tendrá que rendir adoración al ídolo de porcelana. Suena como esta perla que le deje hace un tiempo a un post melancólico de Minerva, indudablemente en un mal momento:

La compa#ia tiene una utilidad que, a veces, nos es imprescindible: ayudarnos a llevar las cargas. Cuando uno se basta para enfrentarse a la vida, o incluso cuando esta enredado en una lucha cuerpo a cuerpo y feliz de no ir perdiendo, el projimo estorba. No conozco excepciones.

El standard de la autoflagelación lo podrán poner los judíos, pero los goyim también podemos arrimar algunas ramitas a la fogata.

Y eso es más o menos cuanto le concedo, Jack, en nuestra discusión sobre Spiegelman.


(*) No pregunten donde se consigue en castellano, yo ya me di por vencido, imprimiré el ebook trucho si quiero hacérsela leer a alguien que tenga la doble discapacidad idiomática y computacional.

(**) Silverberg siempre fue un autor de segunda, una especie de parásito intelectual del gremio, independientemente de sus méritos como escritor.

(***) Novela de aprendizaje, estimo.

(****) Sospecho que los que piensan asi distinguen entre versiones del "mas allá" inexistententes vs. incognoscibles; algo así como el clásico ateos vs. agnósticos.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

<< Home