2006-10-31

Hay que matarlos a todos

(Quienes, predispuestos por un post anterior, esperen hallar aquí un llamado a la violencia en legítima defensa, corren riesgo de irse asqueados.)

No hago ningún secreto de que he mezclado mi vida con las computadoras. Tan público es este hecho que es raro que un amigo o allegado tenga una duda en un tema que las involucre y pierda la oportunidad de plantearme su consulta.

El otro mes mi mujer, que no tiene máquina propia ni mucho tiempo para abusarse de las ajenas, estuvo leyendo weblogs, surfeando de uno a otro y, en general, perdiéndose para ver qué encontraba. A la vuelta me preguntó algo sobre las categorías de Interests y Favorites de las páginas de perfil de usuario de Blogger; y yo le di una explicación formal, seca y en tono impaciente, que no puede menos que haberla dejado insatisfecha (pero es demasiado gentil para quejarse).

Resulta ser que los muchachos de Blogger, con la sagacidad de todo programador sobre los recovecos de la naturaleza humana, se ve que se dijeron: "El usuario escribirá nombres de ocupaciones, o de artistas, o de libros, o de películas, y bastará con convertir esos nombres en términos de búsqueda para que la gente se encuentre entre sí."

Como sabe cualquier bibliotecario, la legión de autores de la Wikipedia, o incluso los p*ndejos que inventaron CDDB, dejar que la gente elija cómo quiere llamar algo que tiene existencia objetiva es una receta para el desastre. Y obligarlos a que el nombre que se les ocurra sea el nombre por el que un programa intentará encontrarlo... simplemente observen estos ejemplos:

Obviamente, esto no tiene ninguna relación con el hecho de que estas cadenas de caracteres son eminentemente legibles y comprensibles para un ser humano que lea el perfil del que fueron tomadas, pero el maltrato que comete Blogger con ellas lleva a la consecuencia esperable: las tres llevan exactamente a uno y el mismo usuario. A nadie más. ¿Qué les parece para algo que pretende ser un mecanismo de interconexión social?

¿Ven por que Dios* inventó las ontologías, las taxonomías, las coordenadas, los números de ISBN, y a Google?


(*) En el contexto de este weblog, la variable Dios resuelve a algo así como nuestros ilustres antepasados, según un criterio de ilustridad absolutamente personal e inalienable.

Update, 10 minutos más tarde: Escriba usted sobre cualquier "actor" de la llamada Web 2.0, y quede obsoleto antes de publicar. Ahora el primer link devuelve muchos resultados, y los otros dos, ninguno. Imaginemos que modificaron el comportamiento del buscador --y sigamos con las quejas, ya que dudo que la mejora convenza a nadie. Gran cosa, enseñarle a tu código a distinguir entre clases de caracteres. Way to go, kid.

Labels:

2 Comments:

Blogger Jack Celliers said...

No entiendo, compañero (soy muy pelotudo), ¡el primer link sí lleva a varios otros usuarios! Los otros dos no, claro, porque son demasiado específicos, aunque admito que la búsqueda podría ser más sofisticada en los dos últimos casos ¿Se le ocurre una lógica mejor? Digamos que busque con "and´s" y "or´s"... Expliquemé.

1/11/06 21:23  
Blogger Peste said...

Como doy (muy de costado, admito) a entender en el update, el cambio es reciente. Hace algunas semanas, los resultados eran los indicados en el cuerpo del post. Y sí, se podrían emplear operadores lógicos --no necesariamente binarios--, probabilidades condicionales, un diccionario categorizado, o con ponderaciones... Sinceramente, no caigo en por qué a estos chicos no les bajó más tecnología de Google que el login unificado.

2/11/06 01:40  

Post a Comment

<< Home