2006-04-18

Umbilicoscopía improbable

Siempre tuve fases as*xuales, pero hasta ahora el... contagio, por llamarlo de alguna manera, funcionaba y me convertía en la clásica bestia irracional*. No digo que no tuviera su gracia; pero por cierto que la vida es demasiado corta para esos jueguitos, por lo menos cuando la inclinación de uno es hacia las cosas insondablemente complicadas, y la predisposición natural no está.

Y, de a poco, parece que me estuviera poniendo a tiro con mi destino. Parece que algo, no sé qué, me fuera, muy gradualmente, inmunizando. Y ya no leo a esta mina deseando entenderla, ni me pego, con secreta humildad de discípulo, a la única as*xual mentalmente sana --OK, con la locura parecida a la mía -- que conozco, para ver si esta rara forma de salud también es contagiosa.

¿Sh*t happens, dicen? Pues yo suelo retrucar rompiendo se aprende. Y ya saben lo que se piensa y dice del que rompe; pero estimo que, por unos siglos, vamos a tener que hacer de cuenta de que el desarrollo es lo único importante, aunque sus consecuencias de corto plazo nos hielen la sangre en las venas.


(*) Que, aunque se vista de seda...

0 Comments:

Post a Comment

<< Home