2006-04-22

¿Se necesitan programas envenenados, y máquinas malolientes, y diseños sucios, y gusanos en el caño de la vida?

A las máquinas, con un poco de paciencia y saliva, se las saca adelante; a los seres humanos, casi nunca.

(dicho, con variantes, por incontables técnicos de todas las especializaciones)

No siempre se cumple, pero la mayor parte del tiempo sí; y es una discontinuidad que nos c*ga la vida. A los pringaos de alquiler, por lo menos. Todavía no es la cuarta discontinuidad de Mazlish, pero ayudará a ensancharla antes que a reducirla.

Bueno, bastante de linkear a gente que habla boludeces. Esto es serio. Hace meses me acusaban de simplemente no aguantar a la gente tarada. Pero la taradez (o estupidez, o idiotez) es más compleja de lo que parece: es estable, es resistente, y es un verdadero dolor de c*lo erradicarla.

No es trabajo, en definitiva, para los que debemos mantenernos ordenados y más o menos prolijos para que los conceptos abstractos que intentamos instalar en nuestras mentes funcionen sin mucha necesidad de acomodarlos a golpes; sino para gente práctica, que no reconozca otro dios que lo que funciona aquí y ahora, y barato.


Por cierto: enseñar a pensar sigue siendo un mito, sin mayor apoyo en la realidad que el hecho harto visible de que existe gente (primariamente, niños) que aprenden a hacerlo, más o menos espontáneamente.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

<< Home