2006-03-09

Una larga despedida (XXXV): De géneros y fluídos (borrachín inmundo)

¿Los treinta y tres pesos mejor invertidos de los últimos diez años? Dudoso. Salvo por valerme una comprobación que merece constar en los apuntes de la cátedra de psicología de salón del Fogón.

Vos relajaste tu incesante vigilancia, y lloraste y reíste (como un correcto caballero no debiera hacerlo). Yo, ya en la estación, me distraje durante las clásicas maniobras obscenas frente a una pared y terminé meándome en los pantalones*, hazaña inédita para mí, y tradicionalmente** femenina.

Todo esto, a gruesa equivalencia de alcohol por masa corporal. Saquen sus ruines conclusiones.


(*) Una cantidad discretísima, pero mi humillación no es sensible a lo cuantitativo.

(**) ¿O más bien íntimamente?

Por cierto, este post y el referido al Día de la Mujer destilan un machismo muy estrecho y dirigido: desprecio o aborrezco sólo ciertas formas o imágenes de lo femenino; las mismas que harían de mi vida un infierno, estimo, si hubiera nacido hembra.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

<< Home