2006-03-12

Una de sonados

Venía pensando, durante varios días, en Brian Josephson, y justo hoy John Walker me recuerda del quilombo que le hicieron para publicar en arXiv. Como para no creer en las coincidencias, ¿no?

Josephson es el que en 1962 predijo el efecto que lleva su nombre, por el que funcionan las uniones que también llevan su nombre, a base de las que se arman los dispositivos de interferencia cuántica a superconducción, que vienen a ser magnetómetros hipersensibles y con los que, por ejemplo, se puede "ver" el cerebro o el corazón sin electrodos (también se miden otras cosas, pero la aplicación más clásica y típicamente impresionante es la biomédica).

Está bien que, desde entonces, se metió a teorizar sobre ESP, y a ayudar a tipos que hablan de fusión fría sin burla, pero como le dicen los de la secta, siempre alegra saber cuando la gente encuentra una ocupación que los saca de la calle y les evita meterse en problemas.

A mí no me miren, yo tengo las ventanas cubiertas de papel de aluminio.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

<< Home