2006-03-09

¿Che, dónde tiro la...?

El cenicero*, después de un mes y medio de impecable comportamiento, cedió a su íntima naturaleza perversa, y se dio vuelta sobre los objetos a los que más podia dañar su contenido, o por lo menos sobre objetos que están entre los diez mas alérgicos a la ceniza en toda la casa.

Me quedan, entonces, dos tareas ingratas: la primera no es posteable --por lo menos no según las reglas no escritas de este weblog. La segunda es la de estimar, a ojo de buen cubero, si a este ritmo las cenizas de mi pipa hubieran llenado o no una latita de paté hacia fin de año.

Entretanto, me pregunto como se considerará médicamente una fumata anual de 150 g. de tabaco, por plazos de 30 o 50 años. Difícil hallar esa información en un mundo infestado de fumadores de cigarrillos industriales.


(*) ... a drinking goblet arrived (...) which proved to be of steel engraved with the terrible words seen on the Ring. I of course have never drunk from it, but use it for tobacco ash. (in The Letters of J.R.R. Tolkien; quoted in this discusion of Orkish and the Black Speech, at the Ardalambion)

0 Comments:

Post a Comment

<< Home