2006-03-09

Jugando a la familia (XXX y pico): Salir a asustar

¿Viene de Google? Es de lo más probable que le convenga irse.

--Feliz día de la mascota.

--...

--Y sí, si andan todas con su florcita. No es el día en que la raza inferior, alias la Ayuda Idónea, conmemora la alianza con la raza de los héroes?

--¿Querés que vaya a buscar la correa, para que vayamos a desfilar?

--No sé para que me gasto, si igual vos sos machista.

--Ahá. ¿Viste algo más que flores?

--Voluptuosas flores andantes. Nadantes. Volantes.

--Si no tuvieras el piropo prohibido, acá, eso no más te hubiera ganado la mordaza. Kitsch con pepa.

--Bah. Bien sabés que la fabrico yo.

--Vas a ir en cana.

--Si no por lo anterior, por lo que empezaba a decir. Las p*ndejas. Bah, p*ndejas, me entendés, con hijos y todo, pero ninguna tiene ni ochenta de caderas, a todas las tuvieron que abrir. Cuerpos de nenas. Te decía, están deliciosas.

--Ya. A vos el más raquítico te resultaría.

--Me resultaría la perdición. Nada me frenaría de hacer la gran Emma Zunz día por medio. Mirá, si te cuento la de hoy te caés de c*lo de la risa.

--Me siento.

--Supermercado. Me perdí buscando dos cosas que debieran haber estado juntas y no hallaron lugar en el local para separarlas más.

--Ajá --sonrió. Le gusta cuando empiezo así.

--Gesto del milico. Voy. "Muéstreme que lleva ahí abajo". Levanto la remera: el móvil, que es un ladrillo. "Vaya, disculpe". En la cola de caja, me colgué fantaseando la escena, pero con t*tas.

--Sin corpiño.

--¡Claro! Pez*nes marcaditos...

--Dale que te mojás.

--Total, que se ve que me estremecí, porque se vino cerca a ver si me había pegado un jabonazo porque al fin me estaba llevando algo y tenía cola de paja.

--No es lo mismo cola de paja...

--¡Cerda!

Se me perdió la mirada, otra vez.

--Tenemos que salir, a un baile, a comernos sendas p*ndejitas. Están hermosas, las descerebradas...


El Fogón no auspicia la paidofilia. Edad de consentimiento y todo eso. Recordad que la p*ndejez puede durar hasta entrados los treinta, si no hay incentivos externos para madurar (y convengamos en que escasean bastante; hoy es producto non gratus).

Si, flipflopeo dentro de la misma conversación. Kinsey 2, y bien móvil. Me compadezco de los nativos de Gethen, que tenían que esperar por lo menos a la siguiente luna... bah, a los brutos ni les importaba. Nunca tuvieron un Dorian Gray que les enseñara elegantes y complicados excesos.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

<< Home