2006-03-20

Escuchado por ahi (XXXVII): Costumbres más torpes se han visto

--Como que te levanta, ¿no?

--El café tiene esa costumbre.

--No el café. El castañazo.

--No si recibís uno todos los días.

--Yo no soy esclavo. No me achico.

--No, peor: te achicás cuando te tratan bien. Cuando te llevan a dar una vuelta. Perro.

--¿Qué querés, que me exprese?

--Que seas alguien, no una cosa. Aburre llevarte de la nariz.

--No puedo estar todo el tiempo en maestrito de escuela, o en dominante, o en... dejá.

--Decí.

--Hijo de p*ta.

--Vos no tenés ese estado.

--No lo saco a relucir, eso es todo. Me muerdo, me aguanto.

--Qué, ¿le tenés miedo?

--Sí. A las consecuencias. Emoción violenta y todo eso.

--Eso se aguanta. Por lo menos los que te quieren te lo pueden aguantar.

--No me hago entender. Los efectos pueden ser, digamos, como ataques, y pueden serlo hasta en su duración, pero la fuente está mucho más podrida que todo eso. Tengo necesidad de hacer daño; resentimiento acumulado.

--Vos no sos así.

--El único que me conoce j*dido soy yo. Es que soy un cobarde. Si no lo fuera, los que tendrían la voluntad quebrada por mi ira estarían alrededor, o lejos, y no adentro.

--Estás muy equivocado.

--A lo mejor en una cosa. En que tendría que haberle encargado la devastación de mi alma a un profesional.

--¿Para?

--Quién te dice, me hubiera sacado algún progreso, me hubiera llevado a ser distinta o mejor cosa que esto. Pero es un experimento que no se ha hecho.


El link a la entrevista a Milstein puede ser gratuito, pero prefiero pensar que no.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

<< Home