2006-03-12

Escuchado por ahi (XXXV): El pan de la vida

--No entiendo como podés comer eso.

--Tengo que comer, ¿no?

--Podrías esforzarte por conseguir algo mejor.

--Es óptimo, ya que me alimenta.

--No te hacía tan... optimista.

--No lo soy. ¿No me ves la sonrisa forzada?

--¿Y de donde sacás las fuerzas para forzarte a sonreír mientras masticás esa bazofia, si se puede saber?

--De que morfar, cuando tomo consciencia aguda de que lo estoy haciendo, me alivia tremendamente.

--Comer alivia el hambre, por cierto.

--No el hambre. El miedo.

--¿Miedo?

--Miedo a causarme la muerte.

--Dejar de comer no es el metodo mas fácil.

--Causarse una desnutrición crónica... vos nunca me miraste, ¿no?

--OK, concedido el punto. Pero vos tenés los valores dados vuelta. Es el placer, o de última la belleza, lo que te tiene que hacer olvidar de la muerte.

--No, de la muerte yo no me olvido nunca. Un buen suicida es como un buen alcohólico; aunque no pruebe mas, nunca deja de desear.

--Una tentación que puede ser resistida...

--Cuando me muera, veremos quién tenía razón.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

<< Home