2006-03-12

Asquito del día

Desde el día primero de este año, mi ultima y, hoy en día, única cuenta de email empezo a recibir spam. Ignoraba la fuente de la indiscreción primera, pero hoy di con un sospechoso de primer orden: Blogger. Sabían, queridos amigos, que esta gente, tras tres años bajo la férula de Google (donde, ostensiblemente, esto se sabe), no usa el Robot Exclusion Standard para las páginas de perfiles de usuarios?

Bueno, yo tampoco lo sabía. Hasta hoy.

Ah, ¿qué tiene que ver? Mucho. Un bot cosechador de direcciones de email, si ve que una página que quiere bajar esta excluída, suele huír por su vida por temor a que sea generada por Wpoison, que protege así a los robots legítimos. Por lo tanto, a las páginas marcadas tienden a saltearselas, supersticiosamente: protección anti-spammers a muy bajo costo.

Qué ratas. Los usuarios de Blogger, se ve, no valemos los cinco dólares de tiempo de programador, qué digo, de data entry, que les insumiría hacer un cambio trivial.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

<< Home