2006-02-19

Cortina de humo

Hace unos cuantos días que me venían faltando las palabras. No las de pedir la cuenta

--¿Qué te debo?

ni las de saludar a mis correspondientes

Te leo.

ni las de rechazar la visión del animal deforme, estúpido y vicioso que me mira desde el espejo del baño,

--Me destruíste una vez. ¿Estás tratando de hacerlo de nuevo?
--Te odio, me das asco, estás podrido, destruís todo lo que tocás. Algún día me las vas a pagar.

sino... otras palabras. Las que están y las que no. Ustedes me entienden.

Por suerte, el TALP y la Costera corrigieron mi averborrea durante un breve tiempo. Y probablemente lo volverán a hacer, cuando mi hija o mi mujer vuelvan a sus malas épocas.


No, no hubiera sido correcto titular Peregrinatio subnormalis, dosim repetatur.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home