2006-02-27

Soy PeZeta de los Borg. La Biblia es fútil. Acepten el hecho de la evolución, o serán asimilados por los organismos descomponedores.

Accediendo a un pedido que me hicieron (que sonaba algo así como you're as stale as last year's beer), actualizo mi blogroll con los que se mudaron a ScienceBlogs* y con alguna cosa más. Y esto último me recuerda que si no me decido a comprarle la edición española de Distress a mi mujer, muy bien puedo quedarme con las ganas, o al menos lamentarme de haber pasado el momento en que hubiera sido útil.

Es realmente maravilloso. Se han chupado a unos cuantos más que yo leía irregularmente, como Living the Scientific Life y Afarensis. Agradezco, a la distancia, a Orac, que caracterizó con tanta más claridad que estos a quien cita P.Z., en qué consiste realmente el nuevo Colectivo.

En otra nota, en diciembre Arthur Silber abandonó y borró parcialmente su weblog, como antes, con lo cual casi se me cae al tacho de weblogs inactivos. Acabo de constatar que, tras retomar, sigue siendo interesante y relevante pero, siendo de poca confianza para cuidar de lo suyo, recomiendo a quienes lo lean hacer copias locales de cuanto les haya llamado la atención.

Me voy a hojear algunos artículos sobre nefrología en los Archivos Argentinos de Pediatría, a ver cuáles imprimo, sea para el viaje a San Justo, sea para las estadías que cada tanto me solicita mi mujer.


(*) Juro que no es exceso de linkeo; vean que esta página tiene, a más del listado de weblogs hosteados, extractos de los ultimos posts de todos. Lograron, por unos días, que leyera con menos frecuencia Pharyngula.

Es claro que no insistiría un segundo en agregar este triste título a esta lista, pero reconozcamos que me ha inspirado en gran medida; y probablemente resulte divertida a quienes la tradicional presentación del Colectivo les es familiar.

2006-02-24

Uno de los fundamentos de nuestra civilización

Los habitantes del Cinturón* tenían su tubo de cristal de zinc, que generaba un campo de fuerza perfectamente reflectante en el cual contener el calor infernal de una reacción de fusión nuclear. Apostaban sus vidas a su integridad: una vez, un ex-minero pasó por muy malos momentos contemplando el pensamiento de que las fuerzas de marea de una estrella de neutrones pudieran haberlo distorsionado y desalineado.

Nosotros, los neurodivergentes, tenemos nuestras bebidas cafeinadas (o, en países más civilizados, pastillas) y nuestras obligadas fuentes de calor:

Como dije hace un tiempo, hay que difundir nuestros aberrantes estilos de vida. Alabada sea la compulsión de escribir posts umbilicoscópicos.


(*) Gente refinada que llamaba a nuestros amados planetas pozos o agujeros (la traduccion apropiada varía, se entiende, según el contexto y el registro). Aparecen en las historias del Espacio Conocido de Larry Niven. Y por cierto, no quieran saber como los llamamos nosotros a ustedes y sus comportamientos. Bah, entérense, ¿qué podemos perder?

Sí, este chico Paglierani parece un sonado. Pero, en cualquier caso, ¿observaron ustedes mi Modelo del sindrome tripolar?

Labels:

Escuchado por ahi (XXXIII): Purity of Essence, E.O.P., O.P.E., it's one of those

--Entonces ¿qué hay que tomar? Agua de lluvia?

--Hace mucho que el agua de lluvia también esta falopeada. Para eso es que lanzan tantos satélites.

La paranoia nunca muere, pero no me j*dería que alguna vez se educara, aunque fuera un poco.

Labels: ,

Escuchado por ahi (XXXII): Presupuestos

Terminó el disco, y maté el reproductor no bien apareció el primer título. No había mucho por decir. Me fui a hacer café, para darle tiempo a que reaccionara.

Cuando volví, esperó a que apoyara la bandeja, y me dirigió una mirada escéptica:

--No se veía muy realista.

--¿Qué?

--El final. Las explosiones.

Que sabrás vos de como se ve un arma nuclear en su momento supremo. O una prueba, siquiera, que no eran otra cosa que metraje tomado de documentales. Insistió:

--Me arruinó la pelicula.

--No pueden detonar unas cuantas sobre --improvisé-- ciudades abandonadas solamente para filmar una secuencia realista.

--Me imagino que cuando la filmaron no se podría.

Esa noche me dolió la cabeza. No puedo c*ger con alguien que ignora como funciona el mundo en sus detalles más elementales.

Labels:

2006-02-21

El trago La parodia del verano

Para festejar el alta de internación de Nahír, le compre dos petacas de whisky a la madre. El día que fui a entregárselas se me hizo largo y estresante, así que hube de cobrarle la segunda, bajo promesa de devolvérsela*.

Sencilla tarea, me dije. Pero los índigos nos las arreglamos para complicar hasta el moño de los cordones, y la recarga resultó ser un querosén infumable.

Apelando a mis conocimientos de historia norteamericana, me dije ¡Ajá! ¡Cocktail!. Mi escasa historia argentina de la era menemista quiso interponerse, pero mi Google Toolbar me rescató, y me depositó suavemente en Webtender.com.

Cuál no sería mi zozobra al constatar que el único trago que se adecuaba a mis necesidades

The fruit will hide the taste of the whisky.
no lo hacía a mis medios
Mix fruit, cinnamon, and ice in a blender.

Tras discutir infructuosamente --por chat-- con diversos vendedores en MercadoLibre, decidí adaptar el drink a lo que me ofrecía mi cocina. Y ¿saben qué? ¡Funcionó!

Tomen nota:

  • Whisky berreta (esto no se negocia), una medida
  • Jugo reconstituido Baggio (recomiendo pomelo rosado o néctar de durazno), dos medidas
  • Canela, una pizca (no una cucharadita como le puse en el primer intento -- me duró para cinco, ¡ja!)
  • Hielo (la "nieve" de congelador es ideal), a gusto
  • Mezclar todo.

Bautizo a esta versión bastarda del Mosca de la fruta como P*ta barata, porque es tan efectivo que ya me estoy yendo a yirar.


No es con vos la joda, Toro, ¿eh? Tampoco con vos, Lola (auch, te estoy mencionando post por medio; eso no puede ser bueno).

Es obvio, pero lo remarco porque a veces tengo dudas respecto de mis lectores: no es la parodia del verano, sino la parodia que este verano hace el Fogón. Como en el subgénero me cansa tras un intento.

(*) Dios da, Dios quita. Dios es un falluto.

Escuchado por ahi (XXXI): Euforia

--Y, ¿como andas?

--Bárbaro. Empecé las vacaciones.

--¿Eh?

--¡Empecé a laburar!


Ay, Luigi, cuánta razón tenías... ¡Esto no es un taller! ¡Es una oficina!

Labels:

Una larga despedida (XXXI): Home is where the cold is

El otro día tuve que colaborar en el armado de un ventilador de techo recalcitrante (cita de la semana: ¡Dame pala!), hace un rato fue el turbo... ¿es sorprendente que ahora quiera hablar de los aparatos de aire acondicionado?

No me miren así. Vivo en el Rio de la Plata, y es verano. ¿Qué quieren de mi? ¿Que emigre? Prefiero vestirme de descocada y salir a yirar para que señores en coche me lleven a meublés refrigerados. (Hagan el favor de no comentar. No en público, al menos.)

El A/A siempre ha llamado mi atención por los cismas que crea entre los que no conciben la vida fuera de su gloria, y los que lo llaman un creador de infiernos*; los argumentos de cada facción siempre me olieron irracionales. Veamos los del contingente del anti-.

¡Traga kilowatts como si fuesen caramelos!
A cada problema, una solución proporcionada. En ciertos regímenes de temperatura y usos del espacio --tanto mecánicos como humanos--, diversos tipos de ventiladores** cumplen lo más bien; en Israel, Arizona y --para los flojos como yo-- Buenos Aires***, es la diferencia entre la vida y el ocio forzado que tan mala reputación da a los países tropicales. Aparte, recuerden que yo soy (o era) informático: el cómo mantener una sala de computadoras feliz es una de mis preocupaciones.
¡Frío!
El objetivo que se persigue al "climatizar", como lo llaman pomposamente, es volver habitable un espacio --cerrado, por ahora--, no proveer sensaciones extremas para compensar un Infierno estilo Venusiano con un Paraíso artificialmente helado (o, para los crónicamente hipotérmicos****, un Purgatorio) --y notablemente módico en sus pretensiones, convengamos.

Bueno, en mi libro, el óptimo de habitabilidad***** está entre los 20 y los 25 grados. Al que opine distinto, lo invito a aportar referencias.

¡Me seca la garganta!
Un A/A sin control de humedad no merece vivir, salvo que quede al cuidado de un obsesivo-compulsivo que cuide de ese detalle independientemente; no debiera ser muy caro ni engorroso si se cuenta con gas y agua corrientes.
¡Cría pestes!
No descuidar los filtros y otros elementos sacrificiales o consumibles de las máquinas que se tienen a cargo es un exquisito signo de civilización. Hay otros, entiendo, pero hacia niños, viejos y alérgicos, esta demostración de empatía debiera ser suficiente.

De los pro- dio cuenta, supongo, lo de la propensión frigorífica. Así que considero haber pagado la promesa implícita. Háganme saber si no es así.


(*) "Infierno" no es sinónimo de "calor", no si uno diversifica su teología un poco. Sin ir mas lejos, lean a Dante, si no me creen.

(**) Me dicen que los de techo, cuando andan, son de gran eficiencia, y me consta que ayudan a redistribuir el aire caliente en invierno.

(***) Ni hablar de Brasil... vean por donde pasa el ecuador térmico en América del Sur.

(****) Como mi mujer, que suele registrar 36 grados y pico, salvo que este al sol o practicando su actividad favorita. Nadie me convence que su bioquímica no es mutante o, directamente, alienígena.

(*****) Claro que si nos ponemos a discutir los parámetros óptimos para la vida humana, Lola me va a forzar a deslistarla de mi blogroll cuando yo apunte que si el hígado elimina el alcohol de la sangre debe ser porque el cerebro prefiere trabajar en un medio libre de él.

Labels:

Lebensraum

No hace un mes que me mudé, y ya tengo una crisis de espacio. Tengo demasiadas cosas para mi nivel socioeconómico, lo sé, cómo no saberlo, si soy ciruja vocacional. Pero esto es ridículo: apenas acabo de desalojar la impresora del estrecho escritorio, rehabilitándolo para la coexistencia de la computadora y algun portador celulósico de informacion... y tengo que emplear el vital rincón en un turboventilador Yelmo de los setentas.

Aborrezco el cielorraso de yeso, que hace tanto más difícil colgar el monstruoso aparato. No hay caso. Voy a tener que afanarme la estantería metálica del galpón de casa de mi vieja. Alabadas sean*.

Eso sí, es bienvenido el cambio de ángulo azimutal del cielo. Si estuviera de ánimo para festejos, hubiera posteado esta carta estelar parcial con bombos y platillos, pero después de todo, nunca estoy de ánimo, ni para eso ni para vacaciones.


(*) No las viejas, sino las estanterías de cuatro rieles.

Labels:

2006-02-20

SuitSat-1, alias AO-54 (QEPD): 2006.02.03 - 2006.02.18

No, esto no es otro post barato afanado a APOD. Es el mínimo homenaje que se le puede rendir a los muchachos que, en lugar de coleccionarlos estúpidamente, dan con el reuso obvio para un viejo traje espacial ruso: armarle un satélite experimental adentro, ¡y lanzarlo desde la ISS, como quien saca la basura!

Y también es una excelente maniobra publicitaria viral, porque reclutan así la colaboración de todos los radioaficionados que acostumbran hacer contactos orbitales, por ejemplo los que postean aquí.

Fue bueno mientras duró. Chau, SuitSat. Cuando hagamos más, nos vamos a acordar de vos.


La página de noticias de la AMSAT, en este momento, tiene buenos datos, pero no hay link permanente; manejarse con el sitio oficial, entre tanto.

Si vuelve a transmitir, claro, tendría que postear algo que empiece con Los muertos que vos matáis..., pero me va a dar fiaca. No es lo mismo que te lo cuenten que recibir la señal en el propio equipo.

Update 2006.04.04: Esta segunda mitad de un artículo de James Oberg explica las órbitas de la ISS y Suitsat a los que se preguntan si todo esto no es peligroso. (Cortesía de Bryan, comentarista en Bad Astronomy Blog). By the way, es posible que todavía no haya decaído; vaya a saber si los que se quedaron adentro lo vienen siguiendo, pero alguna observación desde tierra todavía se reporta. Como decía otro habitué de la lista en febrero, es todo un detalle que puedas ver un astronauta suelto en órbita sin ayudas ópticas.

Labels: ,

2006-02-19

Blanco nieve (Cuanto más cambia...)

Se acabó lo que se daba. ¿Yo no veo colores? Pues nadie los verá.

(Esta nueva mutilación de template es un spin-off del proyecto (suspendido) Fogón Psicobolche, Edición Árboles Muertos).


Véale el lado positivo: ahora puede usted usar los colores por omisión de su navegador, que seguramente incluyen un fondo gris claro. Y, si no, recuerde que el control de contraste de su monitor es su amigo, incluso más que el de brillo.

Un ojo con cataratas

Veníamos de perder, en otra votación amañada, una oportunidad más de recuperar los restos a duras penas habitables de Buenos Aires. Nueva Posadas, aunque húmeda y pegajosa, vivía, progresaba y, para general sorpresa, j*día menos al resto del país que la antigua capital.

Pero nosotros éramos porteños, y el Consejo de Control Climático se podía ir a c*gar.

¿Que nos quedaba? Jugar a los turistas en Las Palmas. Pasado lo más espeso del verano, la Pequeña Mancha Blanca ya no era visible en absoluto; hubiera sido llovido sobre mojado, y agradecíamos en silencio al cronograma del CCC habérnoslo evitado.

--Hemos recorrido un largo camino, ¿eh?

--A mí con esas, no. Yo quiero volver al pago, y no encerrado en los bunkers con aire acondicionado del Centro Atómico, libre, suelto, me entendés.

Bunkers que, por cierto, estaban en las tierras altas.

--Eh, mente literal, calmate. Bastante es una década ya sin huracanes.

--¡Después de que nos hundimos! ¿Vos viste alguna ciudad europea hundirse?

--Media Europa está bajo los hielos. Y los huracanes no nos hundieron.

--No, ¡solamente hicieron m*erda lo que quedaba!

--Estás caliente, lo entiendo, pero concedé que algo se hizo. Nueva Posadas vive gracias a la Mancha. Por no hablar del Noroeste, de Paraguay, de Brasil...

--Se hizo poco, y tarde.

--Si hubiera sido por los Verdes, sería nada y nunca.

--A ésos hay que matarlos a todos.

--Acordate que bastantes murieron...

--¿Siempre el mismo psicobolche, eh? No los defiendas más: sabés que la mayoría rajaron de cada barco que hizo agua. Pero fijate, casi todos están aún en la Tierra. Acomodados, viviendo bien, hablando pestes...

--Nosotros también. Ponete de acuerdo. ¿Qué estás tratando de probar?

--Nada. Te puedo indicar, eso sí, que somos pobres y estamos aquerenciados.

Miró hacia el Sol. No; no el Sol, tan luego él. Miró hacia debajo del horizonte, y midió sus palabras cuidadosamente antes de cortarlas:

--Por algo no me puedo hacer a la idea de hacer una cosa semejante a ésta --y señaló en la dirección general del Sahara-- en Júpiter.

Labels:

Cortina de humo

Hace unos cuantos días que me venían faltando las palabras. No las de pedir la cuenta

--¿Qué te debo?

ni las de saludar a mis correspondientes

Te leo.

ni las de rechazar la visión del animal deforme, estúpido y vicioso que me mira desde el espejo del baño,

--Me destruíste una vez. ¿Estás tratando de hacerlo de nuevo?
--Te odio, me das asco, estás podrido, destruís todo lo que tocás. Algún día me las vas a pagar.

sino... otras palabras. Las que están y las que no. Ustedes me entienden.

Por suerte, el TALP y la Costera corrigieron mi averborrea durante un breve tiempo. Y probablemente lo volverán a hacer, cuando mi hija o mi mujer vuelvan a sus malas épocas.


No, no hubiera sido correcto titular Peregrinatio subnormalis, dosim repetatur.

Escuchado por ahi (XXX): Cuando, y no si

--Cuchillos, ¿bala... zos?

--No. Es un bazar, no un ejecutadero. Balanzas ha de ser.

--Estoy chicato. ¿Qué es un ejecutadero?

--Lo que vamos a levantar en cada plaza cuando hagamos la revolución, nene.

--Eso es un patíbulo, bestia.

--No, zoquete, va a hacer falta una feria permanente de de estiradas de pata en cada barrio. Ah, no se te ocurra pensar que vamos a lastimar los árboles. Lo de las plazas es por el público.

--¿Y los estadios?

--Están bien para los políticos y los cerdos capitalistas, pero ¿te dijo que con ellos se termina?

--Y ¿es muy larga su lista, don Vlad?

--Imaginate que arranca listando gremios enteros...

--¿Y para qué tanta sangre?

--¿Sangre? ¿No era que la industria ganadera andaba mal? ¡Que los haga fundir la sobreoferta y, por mí, que se lleven su olor a bosta a Miami! Van a hacer buenas migas con los gusanos.

Labels: ,

Escuchado por ahi (XXIX): Orden y progreso

El universo era un desorden, del que las únicas partes interesantes eran las anomalías organizadas. Una vez, Hackworth habia llevado su familia a remar al estanque del parque, y en los extremos de los remos amarillos giraban vórtices compactos, y Fiona, que había aprendido la física de los líquidos por medio de numerosos derrames de bebidas y en la bañera, reclamó una explicación de esos agujeros en el agua. Se inclinó por sobre la borda, con Gwendolyn sosteniéndole el ruedo del vestido, y sintió los vórtices con las manos, queriendo entenderlos. El resto del estanque, simple agua sin ningún orden en particular, no era interesante.
Ignoramos la negrura del espacio y damos atención a las estrellas, en especial si parecen ordenarse en constelaciones. "Común como el aire" significa carente de valor, pero Hackworth sabía que cada inspiración de Fiona, descansando en su camita a la noche, sólo un brillo de plata a la luz de la luna, era usado por su cuerpo para hacer piel, pelo y huesos. El aire se volvía Fiona, y merecedor --no, exigente-- de amor. Ordenar la materia es la única empresa de la Vida, ya sea un enredo de moléculas autorreplicantes en el océano primordial, o una manufactura inglesa impulsada a vapor convirtiendo hierbas en telas, o Fiona yaciendo en su cama convirtiendo aire en Fiona.

(Neal Stephenon, The Diamond Age, or A Young Lady's Illustrated Primer)

Pobre traducción, pero el pensamiento es refrescante, si bien ligeramente inexacto, y los sentimientos admirables, especialmente cuando ciertos subsistemas críticos del cuerpo de mi hija persisten en desorganizarse.

Y, en esta estación, hay que recordar más a menudo que calor y orden son términos, en general, incompatibles.

Labels: ,

Escuchado por ahi (XXVIII): El camino, la verdad y la vida, y nadie llega al Padre, etc.

(Después de aplicar unos cuantos epítetos de los propios del Cristo a una PC un tanto obsoleta, pero única e irreemplazable en su particular circunstancia, y ante la mirada teológicamente horrorizada de su chica):

Y claro que le damos un matiz religioso. El hombre primitivo que vivia en latitudes altas, o no tanto, pero que conocía inviernos severos, no j*día con lo que lo mantenía caliente y le permitía comer lo antes incomible. ¿Qué hubiera sido de él si a no ser por su fuego? Y ¿qué sería de nosotros, hombres de cabezas frías, lentas como el helio líquido, a no ser por nuestras computadoras? ¿No has visto acaso a los de nuestra tribu apiñados en torno a una terminal, como otros en torno a un fogón?

Ahora conocen una de las inspiraciones que me llevaron a decir Fogón y no, por ejemplo, Rejunte, o Divagaciones, o Venganza. La parte feíta es que me pasé por lo menos diez años, en los que debí haber programado, haciendo política y filosofía de salón, y reinstalando incesantemente Windows.

Labels: ,

Fragmentos, interpretados de acuerdo al estado del arte

Un ticket de un hotel por horas. Tarjetas de subte. Boletos de colectivo. (Ugi's no deja huella de papel, si puede evitarlo). Facturas de farmacias, casas de electrónica, supermercados chinos y florerías. Una mano firme sobre el último vaso de tinto de damajuana. Dedos lastimados; por acero, cobre, astillas, llamas. Tajos de plástico roto en el momento en las piernas. Ronchas de mosquito multiplicadas por la alergia. Cenizas, pañuelos de papel, pegotes de cinta aisladora, latas de conserva, bolsas y paquetes rasgados. Luz de sol o de nubes, luz incandescente, luz de fluorescencia por electrones y por ultravioletas, luz de rayos X.

¿Lágrimas? Una opresión intolerable, falta de aliento, sudor, temblores, debilidad... ¿y lágrimas, por todo esto?

Vean como baila. Vean como hace morisquetas, vean como grita, ruge, golpea su pecho, y se come la escenografía. Vean como llora y gime. Vean como, con resignación, cansancio, y oficio de traidor, hace la cama del siglo;
se tiende en ella,
se cubre hasta la cabeza,
y apaga la luz.

2006-02-16

Decíamos ayer

Varias razones me mantuvieron alejado de este humilde pasatiempo. Una buena razón es que mi teclado principal cortó su cordón, y ningun teclado muleto se ofreció, ni fue solicitado siquiera. (A $2 el post en máquina alquilada, prefiero beber moscato). Una razon excelente, que acabo de descubrir, es que me desacostumbré a la incomodidad extrema del sillón roto contra el que esta acorralada mi computadora. (No llamemos espacio de trabajo al rincón: ese eufemismo, como otros, me rechina por estos días). Una razón que suena a excusa es que no tengo inacciones forzadas que llenar garrapateando diálogos inverosímiles: por unos días, el colectivo que me llevaba a San Justo corrigió eso.

Por cierto, es oficial. La insuficiencia renal de la niña es crónica, y de origen desconocido. Diálisis tres veces por semana, si anda bien salteándose alguna, si anda excepcionalmente bien salteándose varias, pero siempre monitoreando las entradas y salidas, y vigilando la tensión arterial. Joderse. Hay cosas peores. Es joven, y se va a acostumbrar. Las alternativas no merecen un segundo de mi valioso tiempo.

2006-02-04

Escuchado por ahi (XXVII): Interruptus

Tras pagar, invisiblemente a la niña, por otro regalo --no sin antes amonestar severamente a la madre por su imprevisión financiera--, dije:

--Me recuerda a El fin de la Eternidad.

--¿En? --Y: --No lo leí.

--Había esta organización totalitaria ostensiblemente consagrada al bien de la Humanidad, y un tipo al que ponen en una encrucijada para que la destruya. Tras ese momento culminante, el protagonista recibe un discurso manipulatorio de su superior, o protector incluso, en el que éste reconoce haber delinquido también contra la secta.

--¿Y?

--Tuvo un hijo.

--Sigo sin...

--El que rompe...*. Te debería dejar con la incógnita.

--Siga.

--Nunca se atrevió a hacerse cargo de sus intervenciones en favor del crío.

--Ah. Pero vos no...

--¿No?


(*) ... una cosa para averiguar qué es, abandona el camino de la sabiduría (Tolkien, El señor de los anillos). ¿Tengo que aclarar que, salvo esta rara excepción, no comparto?

Labels:

Hogar, desinfectado hogar

Créanlo. Extrañaba los mates apurados, la cinta hipoalergénica, el suero de DPCA fabricado en Brasil, las máquinas de hemodiálisis, los contenedores graduados, el almacén de ramos generales de enfrente, los chismes sobre el jerarca médico buen mozo de turno, y el desprecio selectivo de la niña.


¿Desarraigado? ¿Yo? Che, ni que mi patria fuera un cuerpo de mujer.

Por cierto, no estuve c*giendo desde que, a fin de diciembre, salieron; gracias por preguntar; mi ruina física reconoce otras causas, no la menor de ellas mi affair con una pipa con acabado de Parsecs y su habitual carga de tabaco berreta.