2006-01-17

Escuchado por ahi (XXIII): Cobardía

--Che, disculpá que te corte el mambo, pero me toca tirar un balde de agua. O el tanque entero. Aprovecho mientras brilla el sol.

--Adelante.

--¿Cuánto de lo que pasó esta mañana considerás que fue mi responsabilidad, y cuánto del... entorno?

--¿Por? ¿Que pasó?

--Un laburo de dos horas, que toma cinco, y queda hecho en un diez por ciento, si somos generosos.

--Negro, si era un loquero.

--Nah, momentito. El jefe de los locos acá soy yo. El caso psiquiátrico versátil, multiuso, contradictorio y anti-intuitivo es éste que viste y calza. Sindrome de déficit de atención, para empezar.

--Estábamos todos dispersos, había ruido, interrupciones, entre todo eso el desayuno, los gatos.

--Sí, seguro, pero había laburo que hacer, tedioso pero definido, acá el que tiene el manejo de estas situaciones.

--No estabas en tu territorio, pará.

--Yo soy como el demonio, soy local en todas partes.

--Ejem.

--Bueno, siempre que se requiera de mis malas artes y de mi sabiduría en temas escabrosos.

--Aburridos.

--Qué bárbaro, hasta hace un rato te echabas la mitad de la culpa del bolonqui. O más.

--No, hablando en serio, yo también colaboré con el caos; colaboramos todos. No podés trabajar así, rodeado de voces y música y maullidos.

--Y migas. Y yerba usada.

--OK, pónganle. Pero sigue siendo el caso... Bah, no me den pelota. Es mi natural tendencia de cobarde de ir a buscar el golpe para saber que viene, y el momento y el lugar.

--¿Cobardía?

--El miedo a la incertidumbre es miedo, después de todo. Buscar por cualquier* medio reducirla, en lugar de convivir con ella y manejarla, es un rasgo de falta de valor. O por lo menos, eso dicen los opositores a la civilización. Y, paradójicamente, los titerotes.

--¿Quiénes?

--Es una larga historia...


(*) Sí, considero la confrontación un medio tan poco distinguido como los demás. No tiene ningún privilegio, más que el dudoso de ser forma de sobrecompensación.

Huelga decir que esto es una reconstrucción de lo que nunca pasó, pero quién sabe si no podría. El que no quiera ser editado para convertirse en extra de mis notas autobiográficas apócrifas, que no me dirija la palabra.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

<< Home