2006-01-14

Escuchado por ahi (XXI): Cuanto más conozco a la gente

El exceso de libertad(es) obra estragos con las relaciones humanas. Aunque sea limitado en el tiempo.

--'Tas solari?

--No, 'toy Beilinson. Hablá como persona, me hacés el favor.

---Bueno, que humor...

--... podrido, llamá a las cosas por su nombre. ¿Eso son facturas? Espero que no me caigan mal. Necesito comer, pero no sé si puedo.

--¿A dónde vas?

--A buscar un cuchillo.

Me miró con esa cierta expresión del que no quiere entender. Creo que le dan otro nombre, pero me cansé de memorizar sonidos sin sentido.

--Las voy a cortar. No puedo comer como un animal. Bocados medidos. Masticar. Ver si me muero envenenado.

A la siguiente postura que asumió la llaman "decepción divertida"; como si hubiera tal cosa.

--Gastritis. El hígado con las manos llenas. No que me llena las manos, eso siempre, sino que si tomo una copa de alcohol, voy a tener fuegos de artificio en las meninges.

--¿Mezclada con qué?

--¿Qué, mezclada?

--La bebida.

--Ya no sé. Se mezcla adentro. El diablo agita la coctelera.

Ya no me pregunto por qué la gente evita casarse y se consigue un perro.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

<< Home