2006-01-02

Escuchado por ahi (XVIII): Entradas y salidas

--¿También llamaste a Eugenio?

--¿Si, por qué? Lo saludé por el Año Nuevo.

--A ver. A ver. Vivimos juntos. La gente sabe eso, ¿no? Es de esperar que tengamos algún tipo de comunicación. ¿Vos te das cuenta de que son dos llamadas de la misma familia, por usar un término que a duras penas se nos puede aplicar?

--Y sí, pero es una tuya y otra mía. Vos hacés tu vida...

--Es una bonita ficción conveniente la de que somos individuos, pero nadie se la cree, no mientras vivamos juntos.

--Bueno, ¿y cuál es el problema?

--El problema es que yo llevo una cuenta de mis actos de hinchapelotez hacia el prójimo, y vos me estás agregando a esa cuenta, sin consultarme. Entonces me tengo que restar yo.

--No te sigo.

--Yo no llamo a una casa todos los días de la semana. Vos sí. Por lo tanto, yo no puedo llamar más a esa casa, porque ya consumiste toda la buena voluntad hacia nosotros que pudieran tener.

--Pero no es lo mismo...

--No sera lo mismo, pero todo suma.

--Bueno, si tanto te jode, entonces dejaré de llamar...

--No, no, vos hacé tus llamadas. Especialmente a tu hija política, que después de todo, la plata la recibe de vos.

--Che, pero, la plata no es todo.

--No. Es lo más importante. Así que yo me borro, para que los capitales fluyan sin impedimento.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

<< Home