2006-01-24

Escuchado por ahi (XXVI): La suma de todos los miedos

Una cantidad de gente que conozco dice que soy un degenerado. Como a nadie le importa que lo sea o no, porque ya tengo la fama, sabé que tu presencia en esta casa me estorba fundamentalmente; en lo que a mí respecta, me vas a mandar a la cárcel, así yo no mueva un dedo para hacer lo que dicen que hago cada vez antes de acostarme. Pueda ya pesarte eso en la consciencia cada vez que nos cruzamos en un pasillo. Por cierto, en la cocina hay una cuchilla particularmente afilada: te recomiendo castrarme, para que puedas dormir tranquila. Vos sabés, todos los hombres somos violadores.

Paranoia afilada, brillante, desalmada. ¿Cómo negarse a su canto de sirena?

Labels:

Una larga despedida (XXX): ¿No lo hacen todos?

Cual no sería mi sorpresa al leer, al inicio de mis estudios de las mitologías hippies, al viejo brujo declarando:

Estoy feliz de que, al cabo de tantos años, finalmente me hayas preguntado por mi desatino controlado, y sin embargo no me hubiera importado en lo más mínimo si nunca hubieras preguntado. Pero he decidido sentirme feliz, como si me importara que preguntases, como si importara que me importara. ¡Eso es desatino controlado!

Es posible que este personaje no tuviera ninguna parte consciente de su psique más allá de tan férreo control, pero la explicación me resonó como algo familiar.

Yo siempre tuve un núcleo, que alguna mala lengua podría llamar un agujero negro, al que no le importa, en sentido estricto, nada; que no se sentiría afectado por triunfos, catástrofes, apoteosis ni muertes. A través del que siempre voy a poder consultar cualquier cosa a otras partes de mi mente, porque actuará como un filtro perfecto que sólo deja pasar lo necesario, la información que se requiere para lo que hay que hacer.

En resumen, la representación práctica de la banalidad del mal, según Hannah Arendt, o del heroísmo de la gente común, según Heinlein.

Por el resto del concepto, en el contexto de la obra de Castaneda... ahora, tras larga introspección y peligrosos experimentos, sé que mis sentimientos tienen una disociación francamente peligrosa de la realidad, o sea, de los estímulos emocionales que son el medio de cambio convencional en esta tribu de monos desnudos. Por otra parte, no creo que ellos sean autómatas de tan exquisita precisión; y en la práctica, a veces da la impresión de que uno puede comunicarse con ellos.

Labels: ,

Deshechos humanos

Si este fuera un weblog aquejado de iconofilia, aquí insertaría la viva imagen de una intoxicación alcohólica. Como, en cambio, soy partidario de lo textual, les recuerdo uno de mis posts más breves, desagradables, e insinceros: Enamorados de la vida

A mí ya me conozco en esos estados. No sólo no me interesa; me repugna. No se aprende nada. Perdí amigos por no cuidarme.

Si tuviera que ser testigo de un estado irracional de mi hermana, supongo que lo haría con reverencia, e intentaría ayudarla a que se sintiera mejor (su fisiología no le permite ningún exceso: experimenta intolerables consecuencias). No le deseo ningún mal, y la vez que la vi, en sueños, convertida en una junkie de carrera, me causó una depresión que duró días.

A mi mujer ya la he visto, y la volveré a ver. Lo lleva con mucha más dignidad que yo, lo necesita cada tanto para purgar su sistema, y ya acepté que todo eso viene con el territorio. No big deal.

Pero hay cierto amigo al que pagaría por ver borracho, pasado de sueño, hambriento, drogado, caliente, ido; por ver a donde va a parar ese barniz de civilización que insiste en mantener.

Bueno, viejo, no es para tanto, tampoco le deseo la muerte, ¿no? ¿Me equivoco?

Labels:

El consejo más barato

No arranques con una organización política, de ninguna escala, ni siquiera estudiantil, si no tenés un comité de expertos que pueda identificar y, eventualmente, votar la exclusión, de los que te vengan a aparatear desde los partidos tradicionales (aunque no hayan detentado el poder).

Sí, estoy recomendando establecer, desde el principio, una forma de comisariado político. Llamenme como quieran: he visto demasiados protopartidos quebrarse en tantos pedazos como materialmente había por la intervención de un solo infiltrado entrenado en una escuela de dirigentes del enemigo de clase de turno.


No me digan, ya sé que no me gané el -bolche. Sigo participando.

Con disculpas a Mariano (por este post).

Labels:

2006-01-23

Luz estelar

No sé, realmente, que se puede agregar a esto:

¿Que envidio profundamente al tipo que dispone de un CCD astronómico de 1 megapixel para jugar? ¿Que le envidio su habilidad política, si le fue necesaria, para convencer a su superior del valor publicitario de la imagen? ¿Que me da pena que los "artistas", en general, desconozcan plenamente todo lo que se hace en las instituciones científicas?

No, no puedo decir nada. Me quedo estúpido mirando la Cruz y las dos estrellas más brillantes de Centauro, entre toda esa riqueza.

Labels:

2006-01-22

Una larga despedida (XXIX): Fuego en su interior

--Matemáticas. Para mí que este tipo habla de matemáticas. Y maldito sea si me doy cuenta de cómo cuernos llegó hasta ahí.

--Como solés decir, lo habrá mamado de la cultura.

--Eso explica que el método Delfos sirva para hacer futurología en pequeña escala. No explica que un cabeza de peyote le pase raspando a tantos conceptos complejos y que apenas han pasado por los canales de divulgación.

--Eso nunca lo podés saber con certeza.

--Poco probable.

--Y a esta cabeza, ¿se le podrá explicar alguna de esas complejidades?

--¿Y para qué lo querrías?

Confieso que no entendí su exposición. O por lo menos, no entendí su relevancia a nada que yo le pudiera dar.

--Tengo que leer a Eco. Esa idea no suena del todo mal, pero me da cosa que pueda haber malinterpretado algo que le explicaron. No necesariamente por su culpa --después de todo no es Ortega-- sino por la de algún idiota comedido que le haya sobresimplificado todo.

--Bueno, por lo menos ese riesgo sé que no lo tengo con vos.

--Sabés un cuerno. Lo más probable es que nos quedemos en algún bache procedural. Y con eso yo no transo.

--¿Educar la percepción?

--Ni falta hace que insista. Hasta que no podamos adquirir intuición matemática, visualización, qué sé yo, las sensaciones de las que hablaba Einstein, con un implante, tendremos que rompernos el c*lo. Más o menos como con el piano.

--Divertido.

--Hay dos maneras de hacerlo: la mía, y mal.

--O sea, la tuya y, me toca insistir, la divertida.

--Así vas a terminar, con esas costumbres.

Labels:

Para olerte mejor

No hubiera dicho que alguien pudiera fruncir tanto la nariz frente a un estímulo puramente visual y abstracto.

--¿Esto lo hiciste vos?

--Ajá.

--¿Qué... representa?

--Nada.

--¿Y tan fresco lo admitís?

--¿Y a santo de qué voy a embarrar la cancha?

--No sé... me cuesta creer que alguien se tome tanto trabajo --¡hipócrita! ¡se te lee en la cara que pensás que lo hice con la verga!-- para no decir... nada.

--"Nada" es una palabra muy fuerte. En realidad sí dice algo. Pero no es algo que se pueda poner en palabras.

--Si eso no es una contradicción...

--Otra mística del lenguaje. Me lo tendría que haber figurado. Qué m*erda.

--¿Mística?

--E incluso totalitarista. Las lenguas humanas son desesperadamente incompletas. Insuficientes para casi cualquier cosa seria. Por eso tenemos símbolos matemáticos, lenguajes de programación, notas musicales...

--No digas más burradas. Todos esos lenguajes se pueden reducir a palabras.

--Seguramente. De la misma manera que puedo subir un piano diez pisos por escalera, sin esforzarme. Partiéndolo en pedazos suficientemente pequeños. Y a lo largo de varios días.

--¿Querés expresar algo, o estás jugando?

--En cualquier caso, parece que te interesara.

--No me interesa ver volar la piedra si siempre vas a tener esa maldita costumbre de esconder la mano.

--No, ninguna necesidad de esconder nada. Digamos... que lo importante, en este caso, no es el contenido, sino la forma. La forma deriva de ciertas cosas que soy, y del estado en que estoy. Eso es lo que le da significado. Me identifica. Como la meada de un perro.

--¿Eso es todo?

--Más o menos. Bah, en mi gremio hay gente que se ha devanado los sesos para pergeñar métodos para generar números que no son ni más ni menos que marcas de identificación. Como ésto, pero más elegantes, e interpretables por programas.

--O sea que esto viene a ser lo mismo que una chapa patente.

--Ponele. Las diferencias son un tanto sutiles a este nivel.

--No me gusta.

--Es obvio. Y no te lo muestro para recibir elogios, o causarte placer.

--¿Y entonces? ¿Para qué?

--Para marcarte.

Labels:

Una larga despedida (XXVIII): Amenaza lluvia, ¿no?

--Che, ¿tuviste un sueño profético en el que revienta Atucha, que te estás apurando a probar todos los pescados de río?
--No, ni tanto. Tengo varios de la Patagonia en mi lista.

Está por comenzar su radioterapia, y mamó una actitud antinuclear recalcitrante, de modo que mi comentario no fue precisamente una muestra de tacto. Pero ya sabe con que bueyes ara, y no pierde oportunidad de devolverme estos favores.


Por cierto, esta tarde me estaba acordando que, hará algo de veinte años, en la revista Gente se usó el término Bremsstrahlung. No digo que los periodistas de aquella época fueran mejores; respecto de los editores, en cambio...

Labels:

Yo no le canto a la luna

Me divierto muy barato contando las enormes diferencias que tengo (tenemos, en realidad, ya que no estoy solo) con los locos con que a veces me junto.

Cuando ellos [caminan] hacia el sol / para curar las heridas, nosotros pretendemos usar el Sol de ancla y para ahorrarnos de construir muchos reactores nucleares. Mientras ellos [miran] en las vias la luna, nosotros pretendemos hollarla, declararla el octavo continente de la Tierra, y excavar minas para nuestro desarrollo y quizas el de otros, y cuevas para presurizar con el aire que produzcamos.

Ellos estan enganchados a los horizontes de la pampa; nosotros contemplamos un horizonte mucho más grande del que solo vemos algunas piedras cubiertas de hielo; e insistimos en verlas mejor, y hasta en tocarlas.

Soledad Pastorutti se pregunta para qué vivir tan separados, si la tierra nos quiere juntar, insistiendo con que este mundo es uno, y parece intrigada porque sea tan redond[o]; nosotros ya estamos invirtiendo recursos en investigar esos problemas, y posibles (o no) soluciones.

Ya nadie se debe acordar de que Marilina Ross decia aunque no lo veamos, el sol siempre está. Nosotros no tenemos intención de dormirnos en los laureles, porque nadie lo tiene comprado.

Y después de todo, por mucho que sea la Luna la que parece pedir que nos apoyemos en ella para dar el primer paso fuera de la cuna, ¿qué significa ser un mundo?


Sí, no sé un c*rajo de música, y es muy poco lo que podré hacer en los próximos años para remediarlo. That's just your luck, supongo.

Labels:

Te prefiero igual -- Internacional

Hace mucho que en este weblog ningún post político justifica, ni en sentido recto ni irónico, el -bolche. Le achaco a ciertas miserias de la edad el que el componente psico- haya robado cámara hasta hastiarnos.

Será por eso que insisto en leer --aunque no comente-- muchos de los weblogs zurditos del blogroll de Ken Macleod (Escocia), a Soj (Rumania), a Jack Celliers (Bélgica) y a Benito (Uruguay), sin por eso descuidar a un par de científicos yanquis que distan mucho de ser apolíticos.

Sigo esperando --allá atras-- encontrar un weblog político argentino legible (no, Jack, los expatriados van en categoría aparte, y no insistas).


A los que sugieran Indymedia, les indicaría que prefiero mantenerme a una respetuosa distancia de las manifestaciones de analfabetismo mas estridentes, pero tampoco quiero despertarme y descubrir que estoy mirando la boca de un lanzallamas, o un pelotón de ellos.

Me imagino que debería seguir la práctica más discreta, ejemplificada por Luzbelita, de dejar las citas para el cuerpo del texto, pero no puedo evitar disfrazarme de titulista barato; me debo estar desquitando de lo descriptivo que suelo ser el resto del tiempo.

Escuchado por ahi (XXV): When I'm sixty-four

--Te digo que es te-rri-ble, Peste.

--No me jodas. Me vas a decir que tu vieja te quería porque eras Ezequiel, futuro artista y bufarrón, y no porque eras su hijo primogénito, y con eso obviamente el mejor, el más lindo, el más inte...

--... Mi vieja me odiaba, Peste.

--No es el punto. Quiero meterte en la cabeza que en cualquier caso, los esquemas pasan por arriba de los individuos.

--No es eso lo que necesito escuchar justo ahora.

--Es lo que hay. Los seres humanos no tenemos más autonomía mental que cualquier computadora, solo que cuando jugamos al juego de la memoria, ganamos por afano. Memoria asociativa. Y se la usa cargándola con estereotipos, clichés, imágenes...

--Tenia setenta y dos años, y se iba a morir solo como un perro.

--¿Callejero?

--¿Sabés que creo que, aunque interrumpas con idioteces, me entendés?

--Puedo entenderte y no compartir. Una mala metáfora deshonra toda una conferencia. Ni hablar de lo que hace con una breve intervención, en una conversación tan de cuarta como ésta.

--Se moría solo, seco, y yo no estuve con él porque era un hermano, sino porque era viejo.

--Gerontofilia.

--Si él hubiera sido joven ¡hubiera pasado de largo! ¿No ves lo atroz que es eso?

--Si hubiera tenido veinte años, capaz que tenía el coraje de suicidarse. O la verguenza de no poder lo hubiera obligado a hacer algo con su vida. Vegetar, qué sé yo, recuperar una mínima dignidad de sobreviviente.

--Le sobraba dignidad. Por eso no salió a buscar a nadie.

--Como tantos árboles viejos y machazos que en el mundo han sido. Por eso te aceptó, claro. Pajarito que le hace nido en la copa.

--Fui como un hijo para él.

--Padre degenerado. --Como se nota que ya ni escucha lo que le digo.

--Fuimos felices mientras duró.

--Había un tabú contra eso en Whileaway.

--Nosotros sabíamos lo que tenía de malo.

--Qué linda tragedia. ¿Ésta es tu manera de expiar tus culpas? ¿De qué estas tratando de convencerte?

--¿Por que no te matás?

--No tengo a quien dejar viudo.

--Sería un desperdicio que alguien te llorara. Hacele un favor al mundo, matate antes de hacer más daño, ¿querés? Cruzá la calle sin mirar, es una boludez, fijate...

--Mirá, no porque no lleguen al loquero ciertas noticias... Nada. En fin, tengo que hacer. Nos vemos otro día.

Ya habia recorrido más de la mitad del camino a la puerta, cuando escucho que me dice:

--Si te pegué donde más te dolía, te pido disculpas.

--No es nada. Soy cínico congénito, no adquirido. No hay agente conocido que me pueda corroer.

Labels: ,

Escuchado por ahi (XXIV): Ruleta rusa

--¿Y quién te dijo que saliste con bien?

--¿Perdón?

--¿Que quién te dijo que frenaste a tiempo? Para mí, te estrellaste.

--Y si me estrellé, ahora ¿dónde estoy?

--Muerto. Deshecho. Ya no servís para nada. Bah, a lo mejor para repuestos.

--O sea, ¿esto fue debut y despedida?

--Algo así. Por mi parte, por lo menos, nunca mas te invitaré: me causa demasiados dolores de cabeza en los días que siguen.

--¿Y se puede saber cómo iba a evitarlo?

--Evitándolo. No sé. No estoy en tu cabeza. No sé, ¿como evitás cagarte encima? ¿Como evitás sacarte los mocos en publico?

--Tengo para mí que no es comparable. O no debiera.

--Debiera. Reglas de convivencia.

--Me embolan los otros que no pueden tolerar que uno tiene costumbres distintas. Nadie me garantiza que algun día los reclute un enfermo genocida...

--Exagerado. Paranoico. Defendés tu derecho a agredir a los demás...

--¡Yo no le dije que se convirtiera, m*erda!

--Lo implicaste.

--Implicar, las pelotas. Si yo soy de una manera, en el momento y en el lugar en que corresponde, lo digo.

--Donde corresponde. Sabias palabras. Haz lo que yo digo...

--El momento y el lugar dependen de lo que se habla, no de quiénes.

--Me encantaría oírte decir eso entre maestras de niños.

--¿Entre gente que no aspira a más que a mantener el status quo? ¿Que viven con miedo de sus propias sombras?

--Abandono. Vos querés romper por el solo placer de hacerlo.

--Romper, dañar, sabotear... como todo autoritario, vos solo pensás en el poder de los otros como amenaza.

--¿Poder? ¿Qué poder hay en j*derle la vida a los demás?

--Yo les digo las cosas como son, ellos se j*den la vida.

--Es una posición muy cómoda.

--Yo no sé mentir. No es un tema de comodidad, sino de incapacidad.

--Es lo más sencillo del mundo. Y no decir toda la verdad ni siquiera es mentir.

--Pertenece al mismo espectro. Y requiere las mismas habilidades.

--"Habilidades". Exagerado. Pedante del ort*.

--Sí, habilidades. Para mí, es magia negra. Concibo sólo una cosa más retorcida, impracticable y dudosa: los métodos para ganar a la ruleta.

--Perdé cuidado. Si quiero ir a un casino, sos la última persona a la que le ofrecería acompañarme.

Labels:

2006-01-17

Escuchado por ahi (XXIII): Cobardía

--Che, disculpá que te corte el mambo, pero me toca tirar un balde de agua. O el tanque entero. Aprovecho mientras brilla el sol.

--Adelante.

--¿Cuánto de lo que pasó esta mañana considerás que fue mi responsabilidad, y cuánto del... entorno?

--¿Por? ¿Que pasó?

--Un laburo de dos horas, que toma cinco, y queda hecho en un diez por ciento, si somos generosos.

--Negro, si era un loquero.

--Nah, momentito. El jefe de los locos acá soy yo. El caso psiquiátrico versátil, multiuso, contradictorio y anti-intuitivo es éste que viste y calza. Sindrome de déficit de atención, para empezar.

--Estábamos todos dispersos, había ruido, interrupciones, entre todo eso el desayuno, los gatos.

--Sí, seguro, pero había laburo que hacer, tedioso pero definido, acá el que tiene el manejo de estas situaciones.

--No estabas en tu territorio, pará.

--Yo soy como el demonio, soy local en todas partes.

--Ejem.

--Bueno, siempre que se requiera de mis malas artes y de mi sabiduría en temas escabrosos.

--Aburridos.

--Qué bárbaro, hasta hace un rato te echabas la mitad de la culpa del bolonqui. O más.

--No, hablando en serio, yo también colaboré con el caos; colaboramos todos. No podés trabajar así, rodeado de voces y música y maullidos.

--Y migas. Y yerba usada.

--OK, pónganle. Pero sigue siendo el caso... Bah, no me den pelota. Es mi natural tendencia de cobarde de ir a buscar el golpe para saber que viene, y el momento y el lugar.

--¿Cobardía?

--El miedo a la incertidumbre es miedo, después de todo. Buscar por cualquier* medio reducirla, en lugar de convivir con ella y manejarla, es un rasgo de falta de valor. O por lo menos, eso dicen los opositores a la civilización. Y, paradójicamente, los titerotes.

--¿Quiénes?

--Es una larga historia...


(*) Sí, considero la confrontación un medio tan poco distinguido como los demás. No tiene ningún privilegio, más que el dudoso de ser forma de sobrecompensación.

Huelga decir que esto es una reconstrucción de lo que nunca pasó, pero quién sabe si no podría. El que no quiera ser editado para convertirse en extra de mis notas autobiográficas apócrifas, que no me dirija la palabra.

Labels:

Escuchado por ahi (XXII): Huevos

--Si no me hago lugar, si no me garantizo mi espacio vital, me sofoco con mis propios desechos. No estar al lado de mi reemplazante significa cocerme en el jugo de pringao que suelo destilar, de acá a Marzo, a más tardar. No tomarme la semana de vacaciones de la flía para armarme el estudio...

--¿Estudio? Si a vos te basta con prestar atención, una vez...

--¿Atención? ¡Atención, te voy a dar! ¡Soy fabricante! Tomá, servite otro pedazo. ¿Está rica? ¿Abundante? ¿Te sirvió para estabilizarte? Suerte la tuya, porque yo perdí sustentación. Aterrizaje de emergencia. Atado para que si viene una tormenta no se lleve los pedazos. Mirando como otros vuelan, por TV.

--Sos un caso psiquiátrico de salón.

Las perogrulladas me calman. Cuando no me irritan por inexactas, claro.

--Tiro desviado, m'hijo. No me hago ver en sociedad*.

--¿Un caso psiquiátrico de alquiler? ¿De fantasía?

--No es mi estilo de prostitución. No me pagan por hacerme el loquito. A menos que hablarle a una máquina sea un signo apto de demencia. Me imagino que se corresponde, antisocial, deteriorado cognitivamente, y le contesta a las voces que evidentemente oye y le dictan sus justificaciones. Por cierto: me voy. Viene tormenta, asi que me voy empacado en una huevera, como vine. Por donde vine.


(*) Parcialmente inexacto; algún día aportaré las definiciones pertinentes.

Labels:

2006-01-14

Escuchado por ahi (XXI): Cuanto más conozco a la gente

El exceso de libertad(es) obra estragos con las relaciones humanas. Aunque sea limitado en el tiempo.

--'Tas solari?

--No, 'toy Beilinson. Hablá como persona, me hacés el favor.

---Bueno, que humor...

--... podrido, llamá a las cosas por su nombre. ¿Eso son facturas? Espero que no me caigan mal. Necesito comer, pero no sé si puedo.

--¿A dónde vas?

--A buscar un cuchillo.

Me miró con esa cierta expresión del que no quiere entender. Creo que le dan otro nombre, pero me cansé de memorizar sonidos sin sentido.

--Las voy a cortar. No puedo comer como un animal. Bocados medidos. Masticar. Ver si me muero envenenado.

A la siguiente postura que asumió la llaman "decepción divertida"; como si hubiera tal cosa.

--Gastritis. El hígado con las manos llenas. No que me llena las manos, eso siempre, sino que si tomo una copa de alcohol, voy a tener fuegos de artificio en las meninges.

--¿Mezclada con qué?

--¿Qué, mezclada?

--La bebida.

--Ya no sé. Se mezcla adentro. El diablo agita la coctelera.

Ya no me pregunto por qué la gente evita casarse y se consigue un perro.

Labels:

2006-01-09

Como algo que trajo el gato

Pasen y vean al Peste contagiarse un meme de por ahí, y contarles idioteces que ni a él le interesan. (Yo le dije que no tenía que tomar tanto, y menos entre gente de confianza...)

What is your favorite word?
Desarrollo. Con toda su ambigüedad.
What is your least favorite word?
Fe.
What turns you on, excites you, inspires you -- physically, creatively, spiritually?
El lanzamiento de cualquier cosa que vaya a órbita. Aunque sea una órbita baja. Aunque sea el Shuttle. Alternativamente, y porque es una cosa en la que resulta más fácil dar una mano, un arranque de Linux, con todos los mensajes a la vista.
What turns you off?
La gente que no puede pensar. Si la condición es permanente, peor. Si lo disimulan, ya me da cagadera.
What sound do you love?
El silencio.
What sound do you hate?
Cualquiera que emita una máquina que funciona mal. (Sí, eso incluye los cojinetes zumbadores de los viejos discos Maxtor). Y el teléfono, aunque funcione bien. O especialmente.
What is your favorite curse word?
La expresión que uso esta temporada es dios conchudo.
What profession, other than yours, would you like to try?
Chofer o piloto de lo que venga, con tal del llevar cargas y no pasajeros. Incluso aceptaría un sueldo de hambre si el vehículo se pilota solo y me lleva de backup porque así lo manda alguna ley atrasada.
What profession would you least like to try?
Cualquiera, si involucra atender público.
If heaven exists, what would you like to hear God say when you arrive at the Pearly Gates?
Buenas y malas noticias, Peste. Las buenas son que cambió la ley y tenés otra oportunidad. Las malas, que antes de mandarte de nuevo a la cola de ejecución, hay que corregirte algunos bugs y, como nadie se quiere hacer cargo, vas a tener que hacerlo vos. No te puede tomar más que... diez o quince siglos, me imagino. ¡Te vas a caer de c*lo cuando veas con lo que trabajamos acá!

Esto entre nosotros, a un animal fiel a su naturaleza se lo premia, no se lo castiga para intentar domesticarlo.

Por cierto, debo haber violado múltiples normas de la etiqueta blogosférica, pero si no me llaman la atención, no me voy a enterar, ¿vio?

Update 2005.01.11: Sí, elegí leer profession como ocupación. Algún día puede resultar una manera barata, si bien poco digna, de comprar tiempo.

2006-01-02

Escuchado por ahi (XX): Economía mental

--Lo que tengo en la azotea es una computadora...

--... así que si te la aplasto, no hay problema porque tenés backup, ¿no?

--No era el punto.

--¿No tenés plata para CDs?

--No estoy haciendo una publicidad, estoy intentando acogerme a limitaciones de diseño.

--¡Soy sólo un hombre! Me hacés reír barato, ¿sabés?

--Soy sólo una pobre máquina. Como tal, soy sólo tan capaz como lo sea mi sistema operativo.

--No computa.

--Idiota.

--No computa.

--Disertación tema: Qué es un sistema operativo, y para qué sirve.

--Uh, no, ufa, no traje mi cuaderno, no puedo tomar apuntes.

--¿Terminaste?

--No.

--Me chupa un huevo. Lo que te quiero explicar es que separar los roles para las distintas actividades cuesta. Y que uno puede ayudarse a separar simplemente separando a la gente. Gente "para" esto, gente "para" aquello.

--Creo que no lo inventaste vos eso.

--Pero lo uso religiosamente, porque uno que tiene sindrome de déficit de atención necesita todas las ayudas que pueda procurarse.

--Bueno, y ¿a qué te lleva esa teoría de las relaciones humanas?

--Muchas veces he dicho a presuntos amigos que creía sinceramente en la posibilidad de amistades restringidas a temas o actividades específicas, sin haber necesidad de intentar extenderse en todas direcciones. La mayoría creyeron conveniente esforzarse antes que aceptar mi teoría. Lo que no entendieron, y los costó la amistad, es que me obligaban a mí a esforzarme. Por ahí andan, desparramados.

--¿Los pedazos?

--No que yo sepa. Pero tampoco logro que me interese. Mi interés principal está en no terminar yo hecho pedazos. Es una elección simple: o fragmento el mundo, o termino fragmentado yo.

--¿Conclusión?

--¿Cómo te afecta a vos?

--Eso.

--Elegite tres o cuatro cosas del menú, y resignate a ellas.

--¿Sexo?

--Esa elección vale por varias de las otras categorías.

Pero ya sabés lo que te voy a contestar.

--¿Hay lugar para otra cosa más?

--Ponele.

--¿Caminar sin rumbo, de madrugada?

--Ah, zorro. Gran oportunidad de charla.

--¿Eso es un sí o un no?

--Aceptado. Respetá el alambrado.


Éste es el mismo de La vejez asegurada, De un sólo tiro, y Escuchado por ahí V. Tipo macanudo, pero duramos poco: nadie la tiene comprada.

Labels:

Escuchado por ahi (XIX): Cielo e infierno

--No es esperar la muerte, nomás.

--Pero también es esperar la muerte*. Y entre tanto, hacer otras cosas. Criar a los hijos, por ejemplo.

--Los hijos se crían solos**. A pesar de uno.

--¿No creés en hacer algun esfuerzo positivo por ellos? ¿Para que conozcan algunas cosas, tengan ciertas oportunidades?

--Creo en hacer esfuerzos por uno, y compartir los resultados.

--Bueno, yo no hago nada desde hace mucho; entonces me estaría dando por vencido, según eso.

--Jugar al muertito no te va a dar nada.

--Me viene evitando disgustos.

--Te debe traer otros. O te los traerá.

--Esto ya lo hemos hablado, yo tengo un camino, y no puedo desviarme si quiero sobrevivir.

--¿Y vas a llegar? ¿O estás caminando en círculos?

--Seguro. Hecho un vegetal, pero por primera vez en mi vida no voy a tener las manos vacías.

--Te puedo decir de unos cuantos que, yendo mucho mas tranquilos que vos, tienen las manos desbordantes.

--Una misma ley para el buey y el mosquito es tiranía. O por lo menos, mala técnica.


(*) Eso salió de mi boca. De la misma que, a veces, dice yo no tengo nada contra la inmortalidad. Créanlo: me doy cuenta de dónde me tocó vivir.

(**) Esta persona también emplea una formulación menos atractiva para los moscardones que llaman asistentes sociales: Los hijos lo crían a uno.

Labels:

Una larga despedida (XXVII): Caídos en combate (algunos no terminan de caer)

--¿Che, que pasó entre nosotros?

--Me imagino que venís preparado para una explicación larga, si hacés esa pregunta. O sea, que realmente te interesa lo que tenga que decir al respecto.

--No sé, creo que sí.

-¿La incertidumbre viene porque ya no sabés que esperar?

--No des tantas vueltas.

--Sus deseos... A ver, ponele que tenías una chica que te limpiaba, y te mandaba la mugre abajo de la alfombra. Por equis razón no te enterás, contratás a otra, y un buen día volvés y la encontrás en medio de toda la mugre, la nueva y la vieja. ¿La recriminás?

--Le pido una explicación.

--¿Considerás que la mina pueda quedar tan cortada, que su explicación no te satisfaga? ¿Que te suene a falsa, a inventada? ¿Que nunca te llegues a enterar que pasó?

--"Nunca", no sé. Que me caliente, la eche, y despues la tenga que llamar para pedirle disculpas...

--Bien. Excelente. Pensá sobre eso. Eso es todo. Buenas noches.

--¡Che, esperá! ¿Cómo me vas a dejar así?

--Los dos sabemos que es grato joder con la cabeza de uno que no va a entender nunca. Pero yo creo que vos tenés esperanza todavía, entonces así es como te tengo que dejar. Chau.

--Bueno... no sé, hasta más ver.

--Hasta ver qué tanto más bajo podemos caer.


En realidad, soy absolutamente capaz de hundir una amistad por un quítame allá esas pajas retórico.

Labels: ,

Escuchado por ahi (XVIII): Entradas y salidas

--¿También llamaste a Eugenio?

--¿Si, por qué? Lo saludé por el Año Nuevo.

--A ver. A ver. Vivimos juntos. La gente sabe eso, ¿no? Es de esperar que tengamos algún tipo de comunicación. ¿Vos te das cuenta de que son dos llamadas de la misma familia, por usar un término que a duras penas se nos puede aplicar?

--Y sí, pero es una tuya y otra mía. Vos hacés tu vida...

--Es una bonita ficción conveniente la de que somos individuos, pero nadie se la cree, no mientras vivamos juntos.

--Bueno, ¿y cuál es el problema?

--El problema es que yo llevo una cuenta de mis actos de hinchapelotez hacia el prójimo, y vos me estás agregando a esa cuenta, sin consultarme. Entonces me tengo que restar yo.

--No te sigo.

--Yo no llamo a una casa todos los días de la semana. Vos sí. Por lo tanto, yo no puedo llamar más a esa casa, porque ya consumiste toda la buena voluntad hacia nosotros que pudieran tener.

--Pero no es lo mismo...

--No sera lo mismo, pero todo suma.

--Bueno, si tanto te jode, entonces dejaré de llamar...

--No, no, vos hacé tus llamadas. Especialmente a tu hija política, que después de todo, la plata la recibe de vos.

--Che, pero, la plata no es todo.

--No. Es lo más importante. Así que yo me borro, para que los capitales fluyan sin impedimento.

Labels: ,

2006-01-01

Y ¿por qué no?

Ahora, mientras los salvajes cuentan sus heridos y sus destrozos, es el momento de criticarlos.

¿Qué tiene de criticable esta raza extraordinaria? No, por cierto ser pobres: la plata, cuando la tuvieron, no les arregló nada. Tampoco la incultura: demasiados monos vestidos de seda pasaron por nuestras instituciones sin pena ni gloria.

Pero sí se les nota la falta de una o dos habilidades cognitivas que, sospecho, deben haber sido imprescindibles --hace mucho-- a la supervivencia más miserable, y ahora son suplidas por el recurso a miles de mercaderes de la amenaza.

Una de estas habilidades es la de reconocer una cadena causal, y acogerse a ella. Lo que la gente que vive en una frontera y librada a su suerte reconoce como no hay nada que venga de arriba.

En mi época, la educación de un niño empezaba por ahí. Era menester que entendiera, tan pronto como pudiera, que los padres --y a veces los hermanos-- tenían que laburar para que todos comieran, y eso significaba no sólo no reclamar atención cuando se te dijo --una vez-- que no había ninguna disponible sino, en general, comportarse: no buscar problemas que no puedas resolver, y puedan volver a morder a los adultos; no dañar la economía doméstica, y no tomar del fondo común más que lo imprescindible, para que el proximo en necesitar pueda ser satisfecho.

Claro, ahora somos ricos, y ninguna de esas oscuras lecciones para esclavos se aplican. Ahora siempre se puede llamar a alguien que arregle los quil*mbos o que emparche las cuentas; las supervivencia no se decide en el hogar, y al fondo común no se le ve el fondo. Y no nos damos con la gente que vive como antes, que hace cuentas y se cuida, porque es muy estresante.

Sarcasmos aparte, el todo cuesta parece ser un principio esotérico, oculto a los ojos del populacho. Sin medias tintas: sea economista, o viva feliz en la ignorancia.

Aca doblo hacia Psicolandia, y me pierdo de vista:

¿Se les ocurrió pensar que en las relaciones humanas hay también costos de oportunidad? ¿Que nunca se puede cubrir el espectro de la experiencia humana con una persona, por extraordinaria que sea?

¿Como podría ser de otra manera? ¿A cuántos conocemos que hayan podido casarse felizmente dentro de las filas de su profesión u oficio? ¿Con cuántos amigos concretamos negocios exitosos (o incluso simples viajes)? ¿Dónde están los seres luminosos que pasan de la mateada de arreglar al mundo, sin trastorno, a yugarla juntos día tras día?

Por alguna razón los seres humanos no nos hacemos tiempo ni lugar para reunir en una misma personalidad elementos dispares; y cuando hay que cambiar de máscaras para pasar a otra cosa ¿puede sobrevivir la misma relación? ¿O hay que fundar otra?

Yo me inclino hacia lo último, y con no poco escepticismo, pero ¿qué puedo saber yo, que soy medio autista?


En los dos últimos links la palabra clave es Asperger. Tome nota de que no me estoy comparando a RMS, ni me estoy autodenominando hacker.