2005-12-04

Una larga despedida (XIX): Aliméntame

La diferencia entre este humilde servidor (soy retardado, mucho gusto) y un Fitito es que este último, eventualmente, entregará su simple alma en una agonía maloliente o malsonante; una mala copia --hecha en algún país subdesarrollado por un ex-traficante inescrupuloso-- de un mono desnudo, diseño que de por sí deja mucho que desear, exhibirá modos de falla espectaculares. Un misil autoguiado, o un ser dotado de consciencia y voluntad, son de por sí mas peligrosos, por deficiente que sea su manufactura.

Un misil no completamente balístico es impredecible; un imbécil que percibe su condición, buscará servir su propio interés por medios cuyo empleo puede tener consecuencias que es incapaz de manejar. Lo que Natura no me da, de alguien tomaré prestado, piensa, y acude a su próxima cita con un hilo de baba deslizándose desde el colmillo.

No es la mejor predisposición con la que sentarse a escuchar una catarsis, confesión o brain dump, ¿no?

Quienes practican el arte de escuchar mantienen silencio la mayor parte del tiempo, emiten señales de 'comprendido' de tanto en tanto, y acotan o preguntan cuando la víctima se bloquea. Yo me pierdo en cada frase, y doy cuantos palos de ciego materialmente entran en la sesión, a fin de volver la información que me están bajando autoprocesante antes de que salga del todo de la mente de origen.

Como los vampiros clásicos, que pueden prescindir de las complicaciones del aparato digestivo e incorporar el alimento directamente a la circulación sin necesitar asimilarlo, yo prescindo de la lectura entre líneas, la puesta en contexto, la decodificación de significados personales, y el resto del tedioso repertorio de técnicas de audición comprensiva.

Y como con todo alimento concentrado y de fácil digestión, mi afición al cerebro humano tiende a la adicción.

Lo raro es que vos, muchacha, también busques las oportunidades de sentarte a comer conmigo en la puerta de la cueva. No hubiera dicho que el canibalismo te fuera viable como estrategia de supervivencia. No sé, te veo un tanto flaca para tu estatura.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

<< Home