2005-12-21

Escuchado por ahí (XV): De un solo tiro

--Vaya a saber que serán esas botellas.

--Magia débil.

--¿Eh?

--Son talismanes berretas.

--¿"Made in China"?

--No estamos tan mal para importar botellas de tan lejos, che.

--Era una manera de decir.

--Ah. Bueno, sí. Pero el problema no es que sean industriales.

--¿Qué, se pueden producir en masa?

--Si tenés los elementos, y seguís un proceso estricto, claro. Escasean un poco los obreros calificados, y ni que hablar los ingenieros...

--¿Vos en serio creés lo que estás diciendo, o es chamuyo?

--¿Chamuyo?

--Si ya pasaste a fase de mantenimiento.

--Ah. No, estoy tratando de hablar con vos porque parece que te interesa el tema.

--Que tipo cortés. Digo, considerando otros que me han tocado.

--Cuyo unico interés era tocar la mercaderia, no me digas.

--Y tomar.

--Por lo menos yo de la merca no paso.

--Ah, la felicidad conyugal.

--Bueno, che, bastante apología del delito. ¿Querés hablar de magia..?

--Preferiría hacerla, pero visto que tenemos todavía un trecho, explicame. ¿Como medís la fuerza mágica de estas porquerías? ¿O de otras que te cruces?

--Por éstas, las pruebas estan a la vista.

--Evasiva. No te veo en cuatro oliendo si las cazuelas están marcadas o no.

--Nunca vi que esto, o que las bolsas de agua para las moscas, surta el menor efecto.

--Bueno, admitamos que sos más observador de lo que parecés. ¿Que hacés? ¿Vas por la vida tomando nota de las insensateces de la gente, y de si pasa algo inusual en relación con cada una?

--Las insensateces están catalogadas. El tema es que nadie que viva tiene un catálogo que sirva para algo. Es seguro que el mayor brujo de estos tiempos ya no dispone de un lenguaje con el que arreglárselas siquiera al nivel de un remendón de un pueblo de hace quinientos años.

--¿Un lenguaje, dijiste?

--Sí, como un código.

--Vos sabrás que en las ciencias...

--Sí, es parecido. Te imaginarás que si te faltan las palabras, acá no hay gestos que te salven.

--Ajá.

--Y es eso, más que nada. No van a pegarla al tuntún con todo lo que tienen que hacer y decir para un conjuro efectivo, y los fragmentos que tienen logran tan poco que se anulan prácticamente todos contra todos.

--O sea que los curanderos, mentalistas, parapsicólogos y demás son todos chantas, y lo saben.

--Si perciben algo, ni saben lo que es, de tan débil que es. Pueden confundirse con cualquier cosa más o menos fuerte que les pase cerca. De cualquier intensidad detectable, bah.

--¿Sabés a quién me hacés acordar?

--No.

--A Piazzolla.

--Alalá.

--Pará, bajá un poco.

--Esplícate, pues.

--Yo de música no sé nada.

--Sonamos.

--No, quedate tranquilo. El caso es que Piazzolla me puede gustar o no, pero no tengo base para decir si es bueno o malo. Me doy cuenta de que hay algo más.

--Lo que sea bueno o malo para vos...

--No, porque no somos todos iguales y siendo, como somos, distintos, si no hubiera algún criterio objetivo, no habría una disciplina organizada como es la música que conocemos.

--Ponele.

--De Piazzolla puedo decir que no me gusta, pero es un arma de un solo tiro. En una confrontación, mientras recargo, pierdo.

--Creo que te sigo.

--Con estas cosas que me contás pasa lo mismo. Puedo estar de acuerdo o no, a un nivel intuitivo o analógico, pero para acordar o refutarte tendría que aprender mucho más.

--No vas a encontrar de quien aprender, ahora.

--J*derse. Con todas las cosas importantes pasa lo mismo.

Labels: ,

2 Comments:

Blogger Jack Celliers said...

Fabuloso, fantástico, re interesante, ¿qué es?

21/12/05 19:58  
Blogger Peste said...

Eh?

22/12/05 00:41  

Post a Comment

<< Home