2005-12-05

"Es una astronauta, tripulante de una nave embudo." "Bingo!"

Rehúso creer que mi traducción sea peor que la de Mirela Bofill:

--Es una exploradora espacial, tripulante de una nave dragadora.
--¡Caramba!

Caramba y bingo tienen significados suficientemente separados para no poder ser ambos igualmente correcta traducción de... pero para qué me esfuerzo? El original dice jackpot.

Otro punto, ya un poco más debatible, es si la chica realmente tiene como oficio explorar, o simplemente es parte de su trabajo viajar por el espacio. El contexto lo deja claro: es la p*ta de la nave (bah, una de tres), y el resto de los que no son tripulación, son comerciantes, o empleados de algún gran mercader. Entonces, el término más neutral en nuestro vernacular es astronauta, y lo que tenga de marcado se lo endilgo a nuestra atrasada cultura, en la que cualquier idiota que sale a la superficie de esta sopa está haciendo algo romántico y aventurero.

Y con esto llegamos a la discusión terminológica divertida: dragadora versus embudo. No hay disputa, se diría. Pero tomen asiento, porque al caso hay que armarlo.

¿Por qué alguien dragaría espacio? ¿No es un oxímoron peor que chupar vacío? No, porque el "vacío" del espacio resulta contener una densidad de materia (80% hidrógeno) no nula, útil, o molesta, según el caso, a quien se mueva a la velocidad apropiada.

Según el viejo Bussard, un colector en forma de embudo, probablemente un campo eléctrico o magnético, puede alimentar el reactor de fusión (hipotético) de una nave interestelar eternamente. Según el aguafiestas Zubrin, para lo único que serviría un tal colector sería para frenar o arrastrar la nave, como una vela o paracaídas.

Mientras la tecnología no sea aparente, tomemos una bifurcación especulativa, y digamos que un embudo no es una draga, no es una pala, y no es una cuchara. No es lo mismo un implemento para palear yerba que uno para medir azúcar, y por cierto que si se desliza por un agujero ya no es yerba tanto como polvo. Y no aclaro mas, porque oscurece.

La lección es: traductores, no se quieran hacer pasar por tipos técnicos que saben de lo que hablan, porque los que deciden como se llaman las cosas son los que las nombran todos los días. En ausencia de una robusta comunidad hispanoparlante de expertos en sistemas de propulsión espaciales*, el fandom manda.

Ah, y ram, en este contexto fluidodinámico, es intraducible. A bancarse los caprichos de los que mamamos la lingua franca del siglo XX.


(*) Si la hay, chiflen.

Las dichas líneas están al final de uno de los últimos capítulos de Mundo Anillo, de Niven. Y la mina es la señal de civilización que está buscando el protagonista para enterarse de cómo irse de un mundo caído en desgracia. En las palabras originales:

She is a spacer, a ramship crewman.
Jackpot!

2005.12.11: Entraban algunas palabras más en dos frases. A juicio del lector queda si agregan o quitan a lo que se dice.

Labels: ,

5 Comments:

Blogger Jack Celliers said...

Por qué no podría ser la "nave carnero"? Total...

6/12/05 21:51  
Blogger Peste said...

Como siempre, su dedo encontro la llaga; la dificultar de hacer entender que el testazo lo da el fluido de trabajo.

"Total"? Como quien dice "tanto da"? Estos son temas importantes! O mas importantes, por lo menos, que las maniobras publicitarias de los que acaban de entrar a Economia.

7/12/05 01:53  
Blogger Peste said...

He notado que si sigo dividiendo a mi gusto y conveniencia las respuestas, terminare por encender en algun interlocutor el deseo de dividir mi cabeza de mi cuerpo.

7/12/05 01:58  
Blogger Jack Celliers said...

No, hay miedo de que ambas continuen vivas en un extraño estado de esquizofrenia física.

Con un Ud. basta.

13/12/05 19:35  
Blogger Peste said...

Eso me recuerda una cita cuya fuente no puedo encontrar:

"¿Civilizados? ¡Dejaron que su cerebro se pudriera sin hacer una copia!"

15/12/05 12:53  

Post a Comment

<< Home