2005-12-26

Una larga despedida (XXVI): Combustible sólido

No, no es un artículo sobre cohetería: mi cámara de combustión no es premoldeada ni descartable. Nunca pude permitirme esas exquisiteces; junto donde puedo, y quemo lo que hay.

Sí, estamos de vuelta con las metáforas ineptas. Que no por ineptas son menos decisivas en mi circulación ideosférica.

Hoy le toca a tío Fritz revolverse en su tumba. Veamos. ¿Es la mente* un estómago? ¿O más bien una caldera?

En el caso que me aflige en los últimos meses, sería deshonesto si identificara el problema de ciertos alimentos como un exceso de celulosa y un defecto de nutrientes biodisponibles, y en cambio tendría mayor fidelidad a los hechos calificar dicho material de leña húmeda**. Corrosión y depósitos de hollín suenan como más cercanos a mi experiencia.

También me sienta mejor el léxico de temperatura de trabajo, ignición, y ciclado térmico.

A veces la transformación de calor en movimiento parece obra de una pesada máquina de vapor, pero en general sólo hay un hilillo de corriente a la salida de una batería de termocuplas, y ay del que me ensucie las aletas disipadoras.

Incluso ya me he hecho a la idea de que me falta el mínimo instinto de supervivencia que interrumpa mi sueño a tiempo para mantener el rescoldo.

¿Podrímos, entonces, dejar de echar amputaciones, biopsias y resecciones --especialmente húmedos sobrantes de vísceras-- a un fuego de tan baja temperatura? (Lepra seca sería otra cosa).

¡Vamos! ¡La bolsa roja te espera!


(*) Psique, espíritu, etc. Si el concepto no está en el Zaratustra, en De tablas viejas y nuevas, realmente no sé encontrarlo.

(**) La degeneración leñosa no existe, que yo sepa, en los mamíferos, pero me es difícil retener el hecho.

Labels:

Impurezas

Si el viento solar está hecho de polvo del desierto de Utah, la Nochebuena y la madrugada de Navidad están hechas de humo de pólvora. Y para evitarlo, nada mejor que acostarse con las primeras estrellas y levantarse con las últimas.

Espero que no tener que alquilar una cámara frigorífica para que el mismo chiste me haga reír de nuevo el próximo fin de semana. (Los tapones no serían problema; ya los tengo. Pero ríase usted de las Fallas de Valencia si viene a mi pago.)

Labels:

Escuchado por ahí (XVII): Principio de incertidumbre

--No vienen antes o después. Están desparramados en un plano.

--Pero nos movemos a través de ellos. Definiendo un recorrido...

--¡Ellos se mueven!

Según fui averiguando por grados, no concebía perversidad mayor. El universo no domesticado, lo que llaman naturaleza, ya le parecía una suficiente cornucopia de sorpresas desagradables. Achicarlas le resultaba lo ético y razonable y, a ese fin, ningún costo era alto.

Mientras su capacidad de reducir al prójimo al determinismo seguía siendo decidamente modesta, se contentaba con esquivar postes, y predicar que un obstáculo predecible vuelve predecibles a los que lo sortean*.


(*) Típico trip Herbert Simon, o Norbert Wiener mal leído.

Labels: ,

Escuchado por ahí (XVI): De mecha corta, y sin embargo

Su movimiento entre la gente se distinguía por un paso impaciente y por la predilección hacia los rodeos muy cerrados, en forma de gancho, sólo en torno a los obstáculos fijos.

Ya me había hecho a su costumbre, a medias esperando que un buen día se tragara un tacho de basura y lo cubriera de improperios, y llego el día en que hablamos de cuerpos, movimiento, danza --la de otros, claro--, y compartí mis observaciones. No tardó en comentar:

--Si me doy con un poste en la frente, ¿qué le voy a decir? Él no se movió. Pero si choco a alguien, lo tengo que matar*.

Desatendiendo de inmediato la segunda observación, como es de práctica entre misántropos, pensé en voz alta:

--Me pregunto cuál es la definición emocional de eso.

--Es lo más cerca que puedo llegar del amor.


(*) Me figuro que esto es aplicable sea o no ermitaño el colisionante.

Labels: ,

2005-12-24

La excusa hace al maldiciente

  • Pan dulce y turrones para pudrirte los dientes.
  • Sidra y champagne para pudrirte el hígado.
  • Nueva Era para pudrirte el cerebro.
  • Nueva Medicina para que tu cáncer te pudra a vos.

Y que les dure un año por lo menos.

Agregaría en algún lugar 'petardos', pero no me da ganas de joder con eso.

Update (hora y media después): En realidad prefiero evitar cierto tipo de comentarios interrogativos, asi que tengan links, y sufran. El primero se lo debo a Google, el segundo (un PDF) a QuackWatch, el resto es silencio.

2005-12-21

Escuchado por ahí (XV): De un solo tiro

--Vaya a saber que serán esas botellas.

--Magia débil.

--¿Eh?

--Son talismanes berretas.

--¿"Made in China"?

--No estamos tan mal para importar botellas de tan lejos, che.

--Era una manera de decir.

--Ah. Bueno, sí. Pero el problema no es que sean industriales.

--¿Qué, se pueden producir en masa?

--Si tenés los elementos, y seguís un proceso estricto, claro. Escasean un poco los obreros calificados, y ni que hablar los ingenieros...

--¿Vos en serio creés lo que estás diciendo, o es chamuyo?

--¿Chamuyo?

--Si ya pasaste a fase de mantenimiento.

--Ah. No, estoy tratando de hablar con vos porque parece que te interesa el tema.

--Que tipo cortés. Digo, considerando otros que me han tocado.

--Cuyo unico interés era tocar la mercaderia, no me digas.

--Y tomar.

--Por lo menos yo de la merca no paso.

--Ah, la felicidad conyugal.

--Bueno, che, bastante apología del delito. ¿Querés hablar de magia..?

--Preferiría hacerla, pero visto que tenemos todavía un trecho, explicame. ¿Como medís la fuerza mágica de estas porquerías? ¿O de otras que te cruces?

--Por éstas, las pruebas estan a la vista.

--Evasiva. No te veo en cuatro oliendo si las cazuelas están marcadas o no.

--Nunca vi que esto, o que las bolsas de agua para las moscas, surta el menor efecto.

--Bueno, admitamos que sos más observador de lo que parecés. ¿Que hacés? ¿Vas por la vida tomando nota de las insensateces de la gente, y de si pasa algo inusual en relación con cada una?

--Las insensateces están catalogadas. El tema es que nadie que viva tiene un catálogo que sirva para algo. Es seguro que el mayor brujo de estos tiempos ya no dispone de un lenguaje con el que arreglárselas siquiera al nivel de un remendón de un pueblo de hace quinientos años.

--¿Un lenguaje, dijiste?

--Sí, como un código.

--Vos sabrás que en las ciencias...

--Sí, es parecido. Te imaginarás que si te faltan las palabras, acá no hay gestos que te salven.

--Ajá.

--Y es eso, más que nada. No van a pegarla al tuntún con todo lo que tienen que hacer y decir para un conjuro efectivo, y los fragmentos que tienen logran tan poco que se anulan prácticamente todos contra todos.

--O sea que los curanderos, mentalistas, parapsicólogos y demás son todos chantas, y lo saben.

--Si perciben algo, ni saben lo que es, de tan débil que es. Pueden confundirse con cualquier cosa más o menos fuerte que les pase cerca. De cualquier intensidad detectable, bah.

--¿Sabés a quién me hacés acordar?

--No.

--A Piazzolla.

--Alalá.

--Pará, bajá un poco.

--Esplícate, pues.

--Yo de música no sé nada.

--Sonamos.

--No, quedate tranquilo. El caso es que Piazzolla me puede gustar o no, pero no tengo base para decir si es bueno o malo. Me doy cuenta de que hay algo más.

--Lo que sea bueno o malo para vos...

--No, porque no somos todos iguales y siendo, como somos, distintos, si no hubiera algún criterio objetivo, no habría una disciplina organizada como es la música que conocemos.

--Ponele.

--De Piazzolla puedo decir que no me gusta, pero es un arma de un solo tiro. En una confrontación, mientras recargo, pierdo.

--Creo que te sigo.

--Con estas cosas que me contás pasa lo mismo. Puedo estar de acuerdo o no, a un nivel intuitivo o analógico, pero para acordar o refutarte tendría que aprender mucho más.

--No vas a encontrar de quien aprender, ahora.

--J*derse. Con todas las cosas importantes pasa lo mismo.

Labels: ,

2005-12-20

¿Y a usted qué le parece?

Mientras nos preparamos para llevar a mi hija menor a diálisis tres veces por semana por un tiempo indefinido, y la mayor parte de los posts candidatos a lo de más abajo quedaron traspapelados, ¿qué daño puede haber en esto? He visto gente que por mucho menos se arruinó la vida.


Por estarse cumpliendo en menos de una semana la primera revolución solar de este prescindible weblog, les solicitaría, oh escasos lectores que son toda la riqueza que tengo, que me nominaran dos o tres posts que, a vuestro juicio, merezcan ser llamados "Especialidades de la Casa", como esos cuatro (tres de febrero y uno de mayo) ahí al costado listados, que alguna vez ganaron alguna atención o elogio.

Se los solicitaría, pero temo que me manden a la m*erda. Aunque hay maneras y maneras de hacerlo.


  • Ármenme una conversación acá abajo o escríbanme al email del perfil, como les quede cómodo. Me imagino que no van a decirme nada que no sea apto para el resto de la audiencia.
  • A los posts 'obscenos' y 'malhablados' de por allá al final, mejor ni los toquen, ¿estamos?
  • 2005.12.11, en la tarde: Adelanto de fecha, con el fin de que permanezca último (primero... ustedes entienden) hasta el 2005.12.20 y que aparezca nuevo post.

2005-12-19

Una larga despedida (XXV): Según su color

Soy niño. Estoy aún entre la incomunicación de los sentidos que no terminan de encontrar sus palabras --y viceversa--, y los malentendidos obligados de la socialización que llaman educativa; un limbo que se hace más deseable cuanto más claro resulta que se está acabando.

Vamos en alguna dirección suburbana, por una ruta que no tengo apuro por identificar, en nuestro coche; la otra familia con la que viajamos, en el suyo.

Al salir de la ciudad, la carrocería del otro automóvil, iluminada por un cielo nublado algo discontinuo, da un color que me fascina: pongamos por caso un verde agua. Guiado por el matiz, vuelve el recuerdo de un sueño, me sumerjo en él, y me convierto en un ser desconocido, un extranjero portador de dones y hechizos, un intérprete de lenguas cuya existencia no sospechaba.

Sale el sol, y del metal pintado surge un verde manzana, chillón y pesado. De pronto soy de nuevo un ser rudo, maloliente y adolorido. Siento una presión en los oídos y el vientre, y no puedo decidir si es como la que presagia una tormenta atmosférica o una interior.

Mi primer verdadero aprendizaje data de ese momento. Me forcé a la indiferencia, y cuando ésta amenazaba con ceder, negué que algo hubiera sucedido, y busqué distracciones.

La única otra cosa importante que hube de enseñarme fue que la espera del retorno de las maravillas era estéril, y en cierto modo una traición. Y yo no uso los servicios de traidores.


El que venga a decir algo sobre los niños índigo, aténgase a las consecuencias. Lo mismo el que invoque la sabiduría milenaria de los chamanes nativos americanos de cualquier lugar.

Labels:

2005-12-17

La octava maravilla

Me informa Federico que Tim-Berners Lee no necesitaba weblogs ni wikis, porque desde el principio, y hasta el presente, sus herramientas de navegación fueron a la vez sus editores. (A small matter of (write) access, también). Después de la cita relevante, aprovecha para dar un merecido palo a los promotores de ese vaporware que llaman Web 2.0, y se pregunta si no tendrá algo que ver con... ¿dónde vi yo antes..? ¿quién dijo..? ah!

Vannevar Bush knew the Atlantic Monthly, and begat "As We May Think"; and "As We May Think" begat hypertext; and hypertext begat the Web; and when the Web waxed, the people spoke, saying, "Make it like television, for that is a comfort to us"; and the priests of Mammon cried out from their high places, crying, "Make it like television, for that is a comfort and a profit to us"; and it was so, and the abominations many.

(en la página de links de Cosma Shalizi)

Bueno, también puede ser cierto que la mayor parte de la gente no tiene la más pálida idea de normas de convivencia, ni de como utilizar un recurso comunitario --mucho menos mantenerlo, acrecentarlo o enriquecerlo--, y que cada cosa que fue accesible sin controles terminó muy mal.


Ya que mencionábamos los wikis, estaba yendo a ver si encontraba algo sobre el vandalismo en Wikipedia que tuviera algún shock value, y vaya si lo encontre (en Vandalism a secas):

Vandalism only takes sense in a culture that recognize[s] history and archeology.

Cualquier relación con el rant de hace unos días dedicado a los zapatistas es causal y directa.

Labels:

2005-12-16

Una larga despedida (XXIV): De un hilo

Cuando supe que mi mujer estaba embarazada otra vez, me dije: Ahora, tan luego ahora... si de nosotros depende, va a tener una vida miserable.

Cuando mi mujer la parió, sentencié: De este punto no se vuelve. La suerte está echada.

Cuando descubrí que no me tenía ningún aprecio o respeto, me relajé, suspiré, y pensé: Es una pena si esto hace que le cueste utilizarme, pero por lo menos las molestias que le cause durarán lo que aguante la madre.

Ahora, mañana, o cuando sea, si se le corta el hilo, seguramente diré que, si bien pudo haberse perdido de algo interesante o placentero, por lo menos se evitó algunas peores cosas de las que somos capaces. Y: ¿Qué podía esperar de nosotros, del siglo, del país, sino enfermedad y muerte?

Lo que no voy a lograr es creérmelo. Ni me van a dejar.

Labels:

2005-12-15

Una larga despedida (XXIII): Aterrizajes forzosos

Expuestas mis ideas sobre las metáforas gráficas, podemos pasar a examinar algunas de ellas, y meditar sobre que tan apropiadas sean para arruinarle la vida a su portador.

Pilotear, en un contexto de relaciones personales, me dicen que básicamente significa "usar de hipocresía". Creo que eso no afecta mi proyectada exposicion sobre el mal uso que hago de la metáfora aeronáutica.

Como buen ADD, los imprevistos me agrian el humor de modo instantáneo, persistente, y me dejan poco menos que inútil para cualquier uso. Por lo tanto, durante buena parte del tiempo que paso en soledad, imagino conversaciones, para mantener la cintoteca provista de material actualizado y relevante. Esto sería registrar horas de vuelo para mantener la habilitación.

Por supuesto, antes de iniciar un contacto, tengo que tener un plan de vuelo aprobado, y negociar con mi torre de control (¿super-yo?) el despegue. Y los aterrizajes... ese sí es un tema divertido. No solo implican una rutina bastante complicada, sino que no se los puede hacer en cualquier lugar, y el infierno me ampare si aparece una tormenta imprevistamente, o la maquinaria de interacción (la aeronave) sufre un desperfecto técnico.

Aún en el caso en que pueda tocar tierra sin destrozarme, es evidente que hay grandes costos asociados, si no necesariamente con las reparaciones, con el hecho simple de que no puedo carretear en cualquier lugar en que haya bajado para remontar vuelo nuevamente.

Me dicen que hay gente que no concibe que una relación humana pueda perder sustentación. Serán ornitópteros: yo soy un animal de alas rígidas.

Labels:

Una larga despedida (XXII): Algunos sólo miran los dibujitos

Pues hay tres clases de cerebros: el primero discierne por sí; el segundo entiende lo que los otros disciernen, y el tercero no discierne ni entiende lo que los otros disciernen.    (Maquiavelo)

Parafraseando lo que seguía, la primera clase me es inalcanzable, la última no es mi especialidad, y a la del medio pertenezco. Permítanme que sea vuestro insoportable guía turístico, y que les muestre cuales son los íntimos engranajes de la vida interior de un mediocre.

En la más chantapufi tradición freudiana conjeturo, en base a datos introspectivos, que las mentes enseñables se distinguen por los símbolos, en forma de imágenes, que fluyen en demasía de los centros funcionales que las manufacturan, desbordan los canales de comunicación, e inundan los primeros niveles* de la consciencia.

Una consciencia hecha resbalosa por tanta fluidez gráfica, es sabido, transita con facilidad del deslumbramiento de las acrobacias, a la preocupación de los deslizamientos, a la inexorable pérdida de control de las bolas de nieve que, en sus rodadas, ganan masas peligrosas, y al fin, a la fatalidad de las avalanchas que arrasan con poblados y bosques en segundos.

Es posible que, a semejanza de lo ocurrido con la microbiología, el desarrollo de instrumentos que permitan evidenciar esta impostura de los dibujitos, digamos, en situaciones o tareas que requieran de juicio crítico, sea instrumental en la construcción de una nosología del pensamiento.

Hasta que esta lectura de mentes técnica aspire a ser la microscopía del siglo XXI, por desgracia, deberemos aproximarnos a ideologías y mitologías con la caradurez especulativa de los teólogos que postulaban un nuevo demonio para cada conducta cuestionable de sus víctimas.


(*) Hipótesis de yapa: una mayor afluencia gráfica probablemente facilite la práctica de las artes llamadas plásticas, y un anegamiento mayor cause visiones y alucinaciones. En estos casos, es de esperar que el funcionamiento de la maquinaria del lenguaje sea tanto menos fluído y cierto cuanto los recursos de la consciencia estén comprometidos por contenidos icónicos.

Labels:

2005-12-11

Memory hole

Cuando, hace un tiempo, me llegaron noticias de la disolución de la rama civil del EZLN, el FZLN, para ser refundado desde adentro, no me preocupé, porque el proceso se veía limpio y ordenado.

Pero cuando fui a ver el sitio, monté en cólera. Tiraron abajo todo, y lo reemplazaron por un comunicado, y links al sitio del EZLN. Eso, muchachos, en mi libro se llama censurar la historia, o pretender que el FZLN no existió --preparándose para contar las cosas distinto de lo de fueron-- o, especialmente, c*garse en la memoria de tu público; nadie que yo conozca tiene recuperación perfecta, y es muy molesto ir a buscar una confirmación, referencia o pieza de contexto y descubrir que ha sido borrada. Es una ofensa casi personal.

Y no es que hubiera sido difícil. Lo que hicieron --dejar clara al mundo la situación de las dos organizaciones-- se lograba igualmente reemplazando una pagina, a la que se podía agregar un link a la versión anterior de la misma. No había necesidad de borrar nada, especialmente porque no me van a hacer creer que no pudieron conseguir un voluntario con los recursos para hostear una imagen congelada del sitio. Tampoco hubiera sido un gran trabajo agregar una nota aclaratoria como encabezado o pie de página, para que un despistado no confundiera lo histórico con lo actual. Y no olvidemos que se habla aquí de un sitio lleno de documentos fechados.

¿Nadie les explicó que un sitio web debe ser su propio museo? Eso suponiendo, claro, que a la organización que lo mantiene el pasado no le resulte un obstáculo y un clavo.


Como siempre, acepto correcciones. Y no vale señalar las paginas en la cache de Google, ni las de la Wayback Machine.

Labels:

Escuchado por ahi (XIV): Una que sueña con un mosquito que sueña, ad nauseam

--Soñé.

--Lo raro sería que no lo hubieras hecho.

--Pero sé que soñé.

--Es casi como saber que salió el sol. No es precisamente una proeza de fe. Tampoco es una inducción heroica.

--También sé qué soñé.

--Yo también a veces piso m*erda de perro, y da por seguro que si los humanos tuviéramos un léxico para los olores, podría describírtela con lujo de detalles. Lo que es más, podríamos identificar al animal...

--Te lo voy a contar.

--Espero que sea más excitante que la firma de un sarnoso.

--La sarna se cura. Pero la enfermedad que te transmitía este mosquito no.

--¿Soñaste con un mosquito? ¿Qué, filmaste un documental? ¿Los Cazadores de Microbios?

Recién entonces tuvo una respuesta digna de un ser humano.

--Ni loca, ni dormida. A ver si aparece un heredero del viejo, me hace juicio y me hace una lobotomía para recuperar su propiedad intelectual.

--Pena, el frasco de formol se vería divertido en la bóveda.

Lo bueno viene en frasco chico.

--Me había picado un mosquito, y yo lo había atrapado con un vaso dado vuelta.

--Y lo usabas para probar el agua del mate.

--No, era un mosquito raro, y yo tenía miedo de que transmitiera alguna enfermedad.

--Un poco tarde para preocuparse, ¿no?

--Vos traías un libro grande...

--Un atlas entomológico. No tengo uno, por desgracia.

--En el sueño sí tenías, y encontrabas el mosquito, y era uno que llevaba una enfermedad incurable, y vos te enojabas.

--"¡Me vas a matar de un disgusto vos a mí!"

--Así, pero serio. Y yo te decía que si pretendías que le preguntara la especie al mosquito antes de dejarlo que me picara.

--Pregunta retórica, que va con respuesta de sentido común.

--Ya sé, pero dejame terminar. No estábamos jugando a piedra, papel y tijera. Ahí me di cuenta que era un sueño, porque sentí cosas adentro de mi cabeza moverse cuando buscaba la palabra especie. Aunque muchas alternativas no tiene, ¿no? No sé, duendes, engranajes, selectores paso a paso, algo salió a cazar la palabra, y volvió con la palabra y con el cuento.

--Realización de deseos.

--¿Eh?

--Conócete a tí mismo.

--...

--¿No te dio miedo, no?

--Estaba abombada por lo del mosquito.

--¿Porque te ibas a morir?

--Sí, toda desfigurada.

--¿El libro era una enciclopedia de bichos, en serio, o un popurrí de horrores ilustrados?

(El clásico Pobrecito, eso pasa en África).

--No sé, capaz que a los enfermos los había visto en televisión.

--Te oís pensar, oís funcionar tu órgano del lenguaje, ¿y en la enfermedad y la muerte pensas?

--¿Qué hago oyéndome pensar, como decís vos, si estoy sufriendo como un animal?

Adicta te hacés, nena.

--OK. Tampoco con mi viejo funcionó.

--¿Qué?

--Nada.

Labels:

2005-12-05

"Es una astronauta, tripulante de una nave embudo." "Bingo!"

Rehúso creer que mi traducción sea peor que la de Mirela Bofill:

--Es una exploradora espacial, tripulante de una nave dragadora.
--¡Caramba!

Caramba y bingo tienen significados suficientemente separados para no poder ser ambos igualmente correcta traducción de... pero para qué me esfuerzo? El original dice jackpot.

Otro punto, ya un poco más debatible, es si la chica realmente tiene como oficio explorar, o simplemente es parte de su trabajo viajar por el espacio. El contexto lo deja claro: es la p*ta de la nave (bah, una de tres), y el resto de los que no son tripulación, son comerciantes, o empleados de algún gran mercader. Entonces, el término más neutral en nuestro vernacular es astronauta, y lo que tenga de marcado se lo endilgo a nuestra atrasada cultura, en la que cualquier idiota que sale a la superficie de esta sopa está haciendo algo romántico y aventurero.

Y con esto llegamos a la discusión terminológica divertida: dragadora versus embudo. No hay disputa, se diría. Pero tomen asiento, porque al caso hay que armarlo.

¿Por qué alguien dragaría espacio? ¿No es un oxímoron peor que chupar vacío? No, porque el "vacío" del espacio resulta contener una densidad de materia (80% hidrógeno) no nula, útil, o molesta, según el caso, a quien se mueva a la velocidad apropiada.

Según el viejo Bussard, un colector en forma de embudo, probablemente un campo eléctrico o magnético, puede alimentar el reactor de fusión (hipotético) de una nave interestelar eternamente. Según el aguafiestas Zubrin, para lo único que serviría un tal colector sería para frenar o arrastrar la nave, como una vela o paracaídas.

Mientras la tecnología no sea aparente, tomemos una bifurcación especulativa, y digamos que un embudo no es una draga, no es una pala, y no es una cuchara. No es lo mismo un implemento para palear yerba que uno para medir azúcar, y por cierto que si se desliza por un agujero ya no es yerba tanto como polvo. Y no aclaro mas, porque oscurece.

La lección es: traductores, no se quieran hacer pasar por tipos técnicos que saben de lo que hablan, porque los que deciden como se llaman las cosas son los que las nombran todos los días. En ausencia de una robusta comunidad hispanoparlante de expertos en sistemas de propulsión espaciales*, el fandom manda.

Ah, y ram, en este contexto fluidodinámico, es intraducible. A bancarse los caprichos de los que mamamos la lingua franca del siglo XX.


(*) Si la hay, chiflen.

Las dichas líneas están al final de uno de los últimos capítulos de Mundo Anillo, de Niven. Y la mina es la señal de civilización que está buscando el protagonista para enterarse de cómo irse de un mundo caído en desgracia. En las palabras originales:

She is a spacer, a ramship crewman.
Jackpot!

2005.12.11: Entraban algunas palabras más en dos frases. A juicio del lector queda si agregan o quitan a lo que se dice.

Labels: ,

2005-12-04

Escuchado por ahi (XI): Llamado de atención

--Mire, Peste, justo con usted quería hablar.

--Diga.

--Yo no veo con buenos ojos a los trepadores.

--¿Perdón?

--Que no podés hacer lo que quieras con el Programa, porque me parten a mí.

--¿De qué me está hablando?

--No te hagas el b*ludo. Mucho interés de repente.

--Ah. Claro. Cuando abra la consultora le mando una tarjeta.

--¡No te burles de mí!

--No, no me burlo. ¿Sabe que pasa? Que de bases de datos no sé casi nada, y justamente tengo pilas de items que podría digitalizar para meterlos en un sistema así.

--Ah, permitime que me presente. Soy Papá Noel.

--Es la verdad, ¡m*erda!

--M*erda te voy a hacer yo a vos.

--¿Por qué no se mete con alguien de su tamaño?

--Me das lástima, ¿sabés? Zafás sólo por eso. Pero borrá todas las copias que tengas.

--Todo el mundo las tendría que borrar. Están envenenadas.

--Veneno tienen los trepadores como vos.

--¿Sabe una cosa? Lo que me rompe las pelotas de todo esto no es su fascismo, sino que no soporto que se me haya adelantado a pensar una cosa mala de mí, y a decirla.

--Te j*de que son ciertas.

--Váyase a la m*erda.

--Si querés llamar la atención, hacelo con gente que no tenga mejor cosa que hacer, como el patético de tu jefe.

--Váyase a la m*erda.

--Tenés que mantener tu lado, si no se pone aburrido.

--Los insultos gratuitos...

--Ganados en buena ley, parásito.

Bueno, ahora saben que yo también puedo levantarme, e irme por donde vine, derrotado.

Una larga despedida (XXI): La raza feliz

Es probable que el deseo de volver al útero sea un defecto de diseño universal en los humanos. Si así fuera, no concibo una tarea de hackeo mental más urgente que reducirlo a una magnitud inofensiva.

Entre tanto, ¿podemos demostrar nuestro aún escaso refinamiento civilizatorio, y tomar el hábito de ocultarnos bajo una piedra cuando tenemos una crisis umbilical, por llamarla de alguna manera?

A quienes se acojan a tan sencilla regla de convivencia, gracias. Y por favor, recuerden que, por ello, mi medio de elección es la carta, y mi lapso de respuesta es lunar antes que canino.

Labels:

Una larga despedida (XX): Y le chupa un huevo, y me parece bien

Aquí debiera ir un mapa de recorrido hecho con Google Maps Pedometer, pero todavía no sé hacer corresponder mis extractos de la Filcar con las vistas aéreas.

Aparte, al único al que le interesan las millas es al que las hace. "Mirá, por ahí se va al Zoológico de Varela". A la octava vez, ya no es buen recuerdo, ni anhelo, ni frustración, ni útil a nadie llevar la cuenta.

Mi hija no se calienta de si voy, o vengo, o tardo, o traigo plata, o me llevo miedo o desazón. De modo que iré a reconocerla, que me herede, y si me ha visto, tanto me da que se acuerde de mandar flores o no.


Para los que se preocupan, aunque no pregunten: la condición, bien gracias, empezaron con un betabloqueante para mantenerle a raya la tensión arterial, va para largo o larguísimo, y a mi el régimen de fiambre, queso, masa y la consabida cervecita para bajar me ha hecho romper la barrera de los 60 kg.

Labels:

Una larga despedida (XIX): Aliméntame

La diferencia entre este humilde servidor (soy retardado, mucho gusto) y un Fitito es que este último, eventualmente, entregará su simple alma en una agonía maloliente o malsonante; una mala copia --hecha en algún país subdesarrollado por un ex-traficante inescrupuloso-- de un mono desnudo, diseño que de por sí deja mucho que desear, exhibirá modos de falla espectaculares. Un misil autoguiado, o un ser dotado de consciencia y voluntad, son de por sí mas peligrosos, por deficiente que sea su manufactura.

Un misil no completamente balístico es impredecible; un imbécil que percibe su condición, buscará servir su propio interés por medios cuyo empleo puede tener consecuencias que es incapaz de manejar. Lo que Natura no me da, de alguien tomaré prestado, piensa, y acude a su próxima cita con un hilo de baba deslizándose desde el colmillo.

No es la mejor predisposición con la que sentarse a escuchar una catarsis, confesión o brain dump, ¿no?

Quienes practican el arte de escuchar mantienen silencio la mayor parte del tiempo, emiten señales de 'comprendido' de tanto en tanto, y acotan o preguntan cuando la víctima se bloquea. Yo me pierdo en cada frase, y doy cuantos palos de ciego materialmente entran en la sesión, a fin de volver la información que me están bajando autoprocesante antes de que salga del todo de la mente de origen.

Como los vampiros clásicos, que pueden prescindir de las complicaciones del aparato digestivo e incorporar el alimento directamente a la circulación sin necesitar asimilarlo, yo prescindo de la lectura entre líneas, la puesta en contexto, la decodificación de significados personales, y el resto del tedioso repertorio de técnicas de audición comprensiva.

Y como con todo alimento concentrado y de fácil digestión, mi afición al cerebro humano tiende a la adicción.

Lo raro es que vos, muchacha, también busques las oportunidades de sentarte a comer conmigo en la puerta de la cueva. No hubiera dicho que el canibalismo te fuera viable como estrategia de supervivencia. No sé, te veo un tanto flaca para tu estatura.

Labels:

Una larga despedida (XVIII): Manotazos de ahogado

En nuestro anterior exposé, definímos al autor de este weblog como una personalidad virtual construída a partir del acopio especulativo de tiempo, el implante de una Google Toolbar, y una reducción variable que oscila alrededor de un factor de 10 a 1.

El saco de huesos de voz grave, correspondientemente, tiene una respuesta y maniobrabilidad intelectiva que recuerdan incómodamente las de un Fitito... en tres cilindros, cargado para una mudanza, y con los neumáticos parcialmente desinflados. Y recordarán que el Fitito tenía una tendencia a ponerse insoportablemente caliente.

Ése es el gran problema con los retardados: reventamos por algún otro lado, en un intento de compensación desesperado, frenético, y casi siempre violento.

No, no tengo costumbre de golpear a nadie. A eso llegaremos, en su debido momento.

Labels:

2005-12-03

One hundred pieces of dreck

Mientras resisto la tentación de arreglarle el cuentakilómetros al weblog para no tener que venderlo a precio vil, hago un post con comments cerrados, y me encomiendo a Borges. Dicen que en el velorio de su madre se dio un diálogo que incluyó este intercambio:

Vieja
Peeero... pobre Leonorcita, morirse tan poquito antes de cumplir los cien años. Si hubiera esperado un poquito más...
Borges
Veo, señora, que es usted devota del sistema decimal.

Si tengo una mejor excusa para atraer vuestra atención, os lo haré saber.

2005-12-02

Una larga despedida (XVII), Edición Ecuménica: Del cuidado y la alimentación

Nota
Edición Ecuménica quiere decir que, más allá del encasillamiento de "notas dedicadas a mi mujer antes de que el cáncer la mate", esta puede ser de interés para otros. Interés personal y particular, ¿me sigue? Así que deje de hacerse el b*ludo, como si no le tocara, y lea, que no tiene desperdicio.

Odio la interacción en tiempo real: el trato personal, las llamadas telefónicas, el chat por teletipo, y cualquier otro medio que se les asemeje o venga a reemplazarlos.

La razón es simple, y está relacionada con el dictum de Niven de que todos hablamos en primer borrador. La aplicación original era una simple advertencia para escritores de discursos metidos a dialoguistas; mi experiencia personal es que una especie no se transforma en otra, por mucha educación que se invierta en el caso. Pero me desvío. Mi primer borrador oral, salvo en una de cien oportunidades, es el de un deficiente mental, y eso me repugna.

Quien me haya leído se figurará que mi lugar no está en un taller protegido, no por lo menos por ser intelectualmente incapaz de valerme por mí mismo y ganarme alguna forma de subsistencia. Eso puede ser en alguna medida cierto, pero es más cierto si adopto un estilo de vida de ermitaño y trabajo por cable. Figúrense la magnitud de mis impulsos suicidas: trabajé durante diez años atendiendo computadoras (y a sus usuarios) a domicilio, personalmente. El desequilibrio mental que eso me causó me impide pensar en subsistir con un trabajo de atención al público: el pánico me paraliza, cual si pensara en un enterramiento en vida.

Mi código interno para eso es que soy lento; en términos transhumanistas, soy débilmente subinteligente: si el punto de comparación, segun la costumbre griega, es la inteligencia humana promedio, pueden llamarme débilmente subhumano. O sea, subhumano en el mismo sentido en que la tortuga de Aquiles lo era.

A pesar de sentirme la última m*erda en cada trivial situación de supervivencia social, sigo tratando con la gente (los amantes, los amigos... todos, la entera y pesada pluralidad de la especie), a los golpes, como puedo o me dejan, porque estoy sobresocializado. No los puedo dejar caer, y esa es mi verdadera enfermedad mental: traicionar mi verdadera naturaleza.

Y todo esto, muchacha, te incluye. Sí, a vos te hablo. A la misma que le dije si me necesitás, me vas a tener que aprender a usar; a la misma que rara vez le puedo aliviar su carga sin imponerle otra peor; a la misma que le repito que no hay razones para ser optimistas respecto de nuestro futuro, y sí, muchas, para prepararse para tormentas y batallas sin sentido. A la misma que forma parte de una barrera que se interpone entre mi hija menor y la muerte.

A los enfermitos hay que matarnos a todos, preferiblemente por desguace.


Ahora, Jack, a esto llamo yo un pedido de auxilio. O lo llamaría, si tuviera la intención de aceptarlo.

Labels: