2005-09-19

Escuchado por ahi (V)

La chabona tenia su peque#o pu#o firmemente apoyado en el unico asiento libre. Mi pareja me fue empujando suavemente hacia el fondo del colectivo con la mirada clavada en el pu#o. Para cuando llegamos, la mina ya lo habia sacado.

--Sentate.

Siempre tan caballero, él. Bah, el hecho es lo que cuenta, no la forma.

Nos entretuvimos hablando de política universitaria hasta que el asiento de la chica se desocupo. Se sento a mi lado, y suspiro:

--Yo tambien, a su edad, reclamaba mas territorio del que podia defender.

--En cambio, ahora te dejás desalojar.

--Si es por una buena causa. Por ejemplo, por no tener que cruzar una palabra áspera con alguien.

--¿Con un policia, por ejemplo?

--Con cualquiera. Hasta con vos.

--Eso no habla bien del futuro de la relacion.

(De todos modos, a la relacion no la hubieran salvado dos charlas sinceras.)

Se callo un rato, y aproveché para contraatacar:

--Lo que no se es qué definís como una buena causa.

Se rasco la cabeza, y puso cara de idiota:

--¿Una causa perdida?

Nos reimos. Éramos jóvenes, tenímos dos o tres buenas razones para cagarnos la vida, y la valentía inconsciente de la edad.

--Hablando en serio, no me van a desalojar la vida del cuerpo. Sujeto esto, claro, a la regla del sapo y el agua hirviendo.

La mirada que le eché era un interrogante abierto.

--Si tiras un sapo en una olla de agua hirviendo, se escapa de un salto. En cambio, si el agua esta fria y la vas calentando de a poco...

--Entiendo.

--No es agradable considerarlo, ya lo se. Pero uno nunca se fia de su habilidad para prever el futuro, aunque ya sepa que tanta razon tuvo otras veces.

Extra#o mucho mas esas charlas que las camas, créanme.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

<< Home