2005-09-16

Cuidado al pedir (Interludio resignado)

Digan que tengo una mente literal, no mas. Es cierto. Tambien es cierto que me quede en el siglo XX, y que todo este asunto moderno me parece un cuento del tio, y de pesimo gusto.

Pero no se me escapa que hay gente que, en otras circunstancias, se las veria negras:

Si volvieran los dragones a poblar las avenidas
de un planeta que se suicida.

En el ultimo lugar donde vi hablar de dragones tan a la ligera (en What Good Is A Glass Dagger?, de Larry Niven), un personaje decia:

--Hizo diez a#os desde que alguien vio un dragon cerca de la ciudad de Rynildissen. Hasta yendose mas lejos estan deformes, cambiados. ¡Cuando yo llegue aca, los dragones tenian un local de mercenarios en la propia ciudad!

Mercenarios. Leyeron bien. Bueno, ahi termina la anecdota que me dio el titulo del post.

Pero, despues de todo, de que se supone que trabaje un dragon en una sociedad predominantemente humana?, me pregunto. Y ahi tienen una de las razones por las que tiendo a pudrirme del "arte" mainstream y comercial, en cualquiera de sus medios o formas: sus practicantes son incapaces de sentarse, negar o alterar un hecho cualquiera de esta realidad, y desarrollar las consecuencias hasta llegar a algun conjunto de conclusiones. Lo que llaman world building, donde world no quiere decir "piedra de tama#o terrestre que necesita una terraformacion", sino mundo imaginario, realidad que no es esta.

A los escapistas hay que matarnos a todos, no? (No podran). Ya nos volveremos a ver, y la maldicion se cumplira: viviremos en tiempos interesantes, cada vez mas interesantes. (Y no tiene por que gustarme, pero si me divierto viendo como a otros les cae peor.)

0 Comments:

Post a Comment

<< Home