2005-08-04

Una larga despedida (I)

(Post compuesto bajo la maldición de los anestesiólogos yanquis.)

--Eh, don Peste, se lo ve mustio.

--Mustio? Cáido tal vez, pero tengo buen color. Verde como una lechuga.

--Verde como manzana pasada, querrá decir. No me confunda la bilirrubina con clorofila.

--Habrá reventado, al fin. Tanto va el cántaro a la juente...

--A cafeinazos nadie perdió el hígado, don Peste. Usté le sigue poniendo caña al mate?

--Día sí, día no.

--Ahi'sta el güebo y no lo pise.

--Las malas costumbres son de la patrona.

--Y la mala salú que le han de dar.

--Ahá.

(Una pausa como un suspiro)

--Se me ha quedao silencioso.

--A'sté no le puedo mentir.

--La patrona.

--Eso e', nomás.

--Se le ha 'pestao.

--Le ha güelto el cáncer.

--Amalaya!

--Y mal hay, don Aquiles. Mal hay.

(Continuará.)

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

<< Home