2005-02-25

La felicidad conyugal

Resulta un inmenso, tremendo alivio que apenas hablemos de mi cuando tenemos nuestras charlas. Y ahora me vengo a desayunar --mentira! siempre lo supe, sin que me lo dijera-- que no me deja linkearla.

So be it.

Igual, su registro en Terminus Trantor hace mas de un a#o que esta roto. Alguien indemostrablemente publicado no me da el menor prestigio. A gran diferencia de alguien clandestinamente perpetuado.


P.S.: Bueno, parece que ni la entrada en TTrantor esta tan rota, ni la gente se anda pasando el programilla. Que se le va'cer. Yo me quedo con mis preconceptos.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home